Jornadas NEL Lima 2019

¿Qué es un padre? Consecuencias clínicas y políticas de su declinación. Argumento de las XIII JORNADAS DE LA NEL-LIMA

Posted on

Banner jornadas

ARGUMENTO
Un padre es, en primera instancia, alguien llamado a encarnar una función que depende del hecho de haber sido nombrado para ejercerla. Su existencia no se sostiene únicamente del amor que sea capaz de inspirar, de sus características personales o de la biología, inclusive, sino de haber sido indicado como tal por Otro; en primer lugar, por la madre. En ese sentido, el padre es una suerte de conclusión lógica, el tercero en cuestión respecto del vínculo entre la madre y el niño. De este hecho se desprende su potencia simbólica, que es, precisamente, la de nombrar al hijo engendrado o adoptado, si tenemos en cuenta que “ser hijo de” implica, ante todo, ese reconocimiento.

Esta función tercera, que obstaculiza el repliegue narcisista entre la madre y el niño, se considera, tradicionalmente, y no por casualidad, fundante de la cultura y portadora de la Ley de prohibición del incesto entre madre e hijo, la única de todas las leyes que no ha necesitado ser escrita.

Lacan formaliza el Complejo de Edipo freudiano a través de la fórmula de la metáfora paterna: aquella por la cual se instala la imposibilidad del goce absoluto. Y la función queda establecida como Nombre del Padre, nombre que, en francés (Nom), juega con la homofonía entre no y nombre. Esta operación siempre dejará un resto no metaforizado, lo que nos lleva a plantear que no hay metáfora paterna que no sea fallida.

Digamos al pasar que el padre, para un sujeto, tiene también una cara real: es el agente supuesto de la privación del goce. Y una versión Ideal: la que, por amor, exigiría la renuncia a toda satisfacción, la del ciego ante los deseos.

Pero, para ejercer la función que le compete, el padre no ha de intervenir identificado con la Ley: ni la hace ni la ejerce según su parecer, puesto que esa Ley es, principalmente, Ley del deseo (límite al empuje a la satisfacción inmediata) y de la palabra, en tanto que mediadora del vínculo con los demás. Si el padre humaniza el deseo en las vías de la Ley, es porque él mismo se reconoce como sujetado a esa Ley que representa. Y, para hacerse merecedor de respeto y amor, ha de situarse como causado por un deseo ligado a la mujer que es madre de los niños a su cuidado, es decir, que él no es causa de sí mismo, al modo de Dios, sino que es lo que es por haber hecho de una mujer la causa de su deseo, un efecto, a su vez, de la causa que lo anima. La función, pues, tiene que ser encarnada por un padre vivo, cuyo carisma haya conquistado algún impacto en la familia. Este es un padre que puede responder, lo que implica una responsabilidad ética respecto al problema no resuelto del deseo, un testimonio vivo de lo que puede ser una existencia. De allí que un padre, uno por uno, no sea sino el modelo de una función antes que la realización de un ideal universal.

Podemos decir, entonces, que del modo en que se ejerce la función dependerá la ficción reguladora necesaria para la existencia, no solamente porque, para la inserción del sujeto en la cultura que lo acoge se requiere de una idea sobre su identidad, un sentido de la historia a la que adviene y del sentimiento de tener alguna raíz y destino que forjarse, sino, especialmente, porque el modelo de la función que constituye influirá en el abordaje del Otro sexo.

Posteriormente, Lacan pone de relieve que el Nombre del Padre no es uno solo. El sujeto puede hacerse representar de muchos modos elaborados a través de más de un encuentro, de allí que hable de “los nombres del padre”. No obstante, esta pluralización sigue teniendo como modelo aquella tomada de la metáfora paterna. Lacan reinventa de ese modo el psicoanálisis freudiano llevando la experiencia subjetiva de un psicoanálisis más allá del padre y es así como pluraliza el Nombre del Padre, restándole protagonismo cuando señala que otros instrumentos pueden cumplir esta función.

Ahora bien, el discurso de la ciencia, por un lado, y el del capitalismo por el otro, han conmovido rotundamente el lugar del padre en nuestra época, aunque, a decir verdad, este movimiento data de hace mucho tiempo ya, al punto que puede sostenerse que la invención misma del psicoanálisis responde a la declinación paulatina de la función del padre. Si la teorización freudiana sostiene al padre, todavía ligado a un cierto sentimiento religioso vinculado a la tradición y lo universal, Lacan acaba situándolo en el lugar mismo del síntoma, en el sentido en que es aquello a lo que un sujeto puede echar mano para forjar su anudamiento singular entre los tres registros de la experiencia: imaginario, simbólico y real. Es decir, el modo en que, sirviéndose de un lenguaje, consigue operar sobre el goce del cuerpo y arreglárselas con la angustia.

No obstante, la ciencia ha reducido la función del padre a la del ADN soslayando así la verdad de la palabra y del pacto en que se sostenía ese lugar y lo real del impacto que su modalidad de goce produce en la familia, para bien o para mal. Más allá, la verdad desaparece en la búsqueda de fórmulas, medidas y evaluaciones que aspirarían a dar cuenta de un real irrefutable y válido para todos los casos.

Por otra parte, el discurso capitalista empuja a la satisfacción inmediata reduciendo al sujeto al presente, desvalorizando el papel que la historia y la memoria juegan en él. La autoridad se disuelve y la comunicación en red favorece la reacción instantánea, la subordinación a la imagen, el gobierno de las pasiones y el anonimato de la serie homogeneizadora, lo cual agranda el sentimiento de vacío, angustia y desconcierto. El contragolpe no se hace esperar, surge de la mano del autoritarismo, la profusión de sectas, el fortalecimiento de los nacionalismos, racismos y clanes de todo tipo.

Sabemos que a partir de la modernidad la forma tradicional de autoridad está en crisis. “No hay un vacío de poder sino un vaciamiento de la autoridad que trae consigo un progresivo abandono de la responsabilidad, una generalización de la victimización, un cese de los mecanismos de transmisión en las instituciones educativas”. [1] Donde esta función declina, ¿puede aparecer, la nostalgia por una Ley fuerte, absoluta, inhumana, capaz de reemplazar la impotencia paterna por una salida omnipotente que favorecería el cinismo y la canallada?

La apuesta del psicoanálisis de orientación lacaniana es la de no retroceder frente a los desafíos que la época nos impone, ante la inexistencia de un orden simbólico universal y coherente, como es el del siglo XXI. El debilitamiento de la posición del padre, tanto como la caída de los ideales, son algunos de sus rasgos característicos.

¿Qué queda, pues, del padre hoy? ¿Cómo situar su función en la época de la lucha por la igualdad de los sexos? ¿Qué cicatrices produce su declinación?

Podemos aquí acoger la propuesta de Éric Laurent cuando dice: “…quisiera proponer un programa de investigación. Se trata de buscar caso por caso, en las parentalidades de hoy y con los problemas clínicos con los que las familias se confrontan, qué es lo que actúa suficientemente como excepción del lado mujer y del lado hombre para definir un carisma necesario que sorprenda a la familia. Propongo entonces, como investigación, buscar en estas dos vertientes, femenina y masculino, cómo se encuentra lo que hace de padre en la configuración de los goces de hoy”.
Estas son las cuestiones que abordaremos en las Jornadas que convocamos para el 17 y 18 de agosto del presente año, en las que nos preguntaremos por las nuevas versiones del padre y sus efectos en la clínica psicoanalítica. [2]

Estas son las cuestiones que abordaremos en las Jornadas que convocamos para el 17 y 18 de agosto del presente año, en las que nos preguntaremos por las nuevas versiones del padre y sus efectos en la clínica psicoanalítica.

EJES
El estatuto del padre en la subjetividad contemporánea
Devenir padre hoy
Usos del padre en la experiencia analítica.
Declive de la función o forclusión del Nombre del Padre
Lo femenino y el padre; feminismos

_____________________
[1] Focchi, M., “Una declinación femenina de la autoridad”, El orden simbólico en el siglo XXI: No es más lo que era, ¿qué consecuencias para la cura?, Buenos Aires, Grama Ediciones, 2012, pp. 218-219.
[2] Laurent, É., “Los niños de hoy y la parentalidad contemporánea” Conferencia en la Facultad de Psicología UBA, Buenos Aires, 18 de mayo del 2018, http://ampblog2006.blogspot.com/2018/05/los-ninos-de-hoy-y-la-parentalidad.html

Anuncios

Presentación del libro Ámok por José Miguel Ríos

Posted on Actualizado enn

 

IMG_3011

Hay una antigua frase en nuestra comunidad que dice “el artista se adelanta al psicoanalista”. Esto puesto que el artista, articulado a su tiempo, contexto y ciudad produce obras. Él, a través de alguna forma de sublimación, nos muestra algo que podríamos denominar como el espíritu de la época. ¿Qué podemos decir nosotros sobre la época? ¿De qué época se trata? Podemos nosotros encontrar los efectos de le época en lo sujetos que buscan un lugar de escucha. Mas, qué podemos decir de la época en sí.

Pues bien.  Esta noche nos convoca un título y un libro. El título de nuestras jornadas de este año 2019: “¿Qué es un padre? – Consecuencias clínicas y políticas de su declinación”; y un libro: “Ámok”, cuyo escritor tenemos aquí presente.

“¿Qué relaciona este libro y nuestras jornadas?” Me preguntó hace unos días un colega. La violencia, respondí. Y el subtítulo de la noche de hoy como pregunta: ¿Declinación del nombre del padre – auge de la violencia?

En psiquiatría existe algo llamado Síndrome de Ámok, también conocido como ataque homicida. Según la OMS se trata de un episodio aleatorio, aparentemente no provocado, de un comportamiento asesino o destructor de los demás, seguido de amnesia y agotamiento. A menudo va acompañado de un viraje hacia un comportamiento autodestructivo, es decir, de causarse lesiones o amputaciones llegando hasta el suicidio.

Si bien no contamos con los relatos de aquellos que cometen actos violentos en nuestra ciudad. Podemos quizá tomar la historia de X escrita aquí. Como escuchan, no hay un nombre para este sujeto, solo una incógnita que invita a  que cualquier nombre ocupe aquel lugar.

Se trata pues de la historia de un hombre que fascinado por las noticias de unos homicidios de resolución complicada abandona a su novia, trabajo, proyectos y vida para ir tras una extraña secta autodenominada Ámok.

Los actos en sí no son graficados explícitamente. Quizá por la amnesia de X, condición que lo hace “ideal” para este tipo de “trabajo”. Lo que sí sabemos es la consigna que tiene el protagonista por llegar a la mayor velocidad posible hasta el otro punto de la denominada “partida”. Una especie de vorágine que condensa el consumo de cocaína, la violencia, velocidad e hipersexualidad.

¿Qué podría llevar a un sujeto a embarcarse en un grupo como este?

El aburrimiento de una vida monótona: terminar la universidad, trabajar de 10 a 7 y de lunes a viernes, tener una novia, hijos, una casa, etc… podría decirse. Pero el autor nos da pistas de algo que no termina de cuajar en aquella vida de la cual parte.

Nía, novia del protagonista, es descrita como, siguiendo a Freud, la dama idealizada. Ambos encuentran una compañía en la orfandad en la que se encuentran. “Con ella se podía hablar de todo excepto de ellos mismos… Y es que pocas veces hablábamos sobre nosotros, no queríamos hacernos daño” escribe en la página 45.

Y encontramos un hecho quizá clave para entender la huida de X. Luego de reducir sus hábitos sociales casi por entero un día descubre que ya no la soporta más. Su interés había mudado un poco a la pandilla obsesionada por vivir toda junta al margen de todo y aquella vez X quería estar al margen de todo. Más adelante dirá: “con el tiempo, además, conocería el límite de su atracción”:

“¿Cómo podría conformarme con un solo chico?” – le dijo.

Esto marca una división en la pareja. “Descubrí de pronto que entre su cuerpo y el mío, en medio del sudor que en ese momento nos unía, se colgaba una larga fila de sujetos. Porque yo no era el único… no volví a preguntar…de cualquier forma ella decía que a ninguno lo había querido tanto como a mí”. Empiezan aquí los celos. La imaginarización de su primera relación amorosa. Sueña que la pierde. Sospecha que le ha sido infiel busca mediante el goce fálico recobrar algún lugar perdido.

Parte entonces. Se reúne al norte con 3 compañeros: Óscar, Perales y Marta. Descubre allí que las partidas no se dan de forma constante sino que debe tener un trabajo común como fachada. Descubre allí una vida repetitiva en la que trabaja para hacer algo más. Es el nuevo allí. Descubre que aquel lugar es el medio para llegar a otro lugar. Marta, por ejemplo, quiere ir al sur de donde X proviene.

En el capítulo 7 se da cuenta que ha vuelto a ser esclavo de alguien más. Lee una inscripción en un cuadro que dice: “Porque agua eres y al agua volverás”. El supuesto goce que encontraría en ese lugar está vetado para él.

Se percata que aquella tribu no es de amigos, sino de una comunidad de goce. Una sensación que le genera en sus palabras: “anclado a una voluntad ajena, no humana, la corazonada que me dice que el diseño del juego no es de este mundo, que el engranaje ha excedido los límites de la comprensión animal para convertirse en algo más, un mandato tecnológico absurdo”.

Empieza a sentirse raro pues sus compañeros no sueñan. Solo cumplen lo que les toca. Dicen no disfrutar, ni encontrar diversión en aquellas partidas. “La falta de descanso y fantasía es la raíz de su delirio, una atalaya que no sirve de nada si no hay nadie que te acompañe”.

Tal como Freud señala con relación al trauma en etiología de la neurosis se puede hallar dos tiempos y el primero hay que buscarlo en la infancia. Si tenemos entonces en un primer momento una partida de X frente al encuentro con la no relación sexual, es decir, con el Otro goce de su mujer. Cabría entonces esperar una primera desazón años atrás.

Sobre la historia familiar de X tenemos un punto de quiebre marcado por la muerte de la madre. Cambió dirá, “el sueño de chico de la moto por el romanticismo de una depresión cotidiana”. El padre, quien acompañaba a X al colegio de forma afectuosa, dejó de hacerlo. En su lugar instaló un trato frío, distante y violento. La muerte de la madre puso sobre el tapete la fragilidad del padre y su intento de respuesta en forma de ira. La partida queda relatada en la página 191:

  • Fui a recogerte una vez que paso – sigue mi padre-. Estabas dormido en el sillón frente a la tele. Cuando te desperté y me reconociste solo peguntaste: “¿ya?”. Como si desde antes hubieses sabido que tu mamá se iba a ir.

Pues lo sabía.

Siento ahora su abrazo último, regreso a sus ojos fatigados por el sedante, su lucha por no aparecer extraños ante mí. Puedo ver a mamá de nuevo. Su aferro a la vida, a nuestra complicidad risueña. El tacto tierno y severo que me transmite lo que nadie más quiso decirme: adiós.

  • ¿Y tú qué me dijiste? – Pregunto.

Él se ríe. Me hace reír a mí también, sin motivo, solo por el hecho de hacerlo juntos. Aunque en el fondo encuentro, todavía vivo, el rencor. Porque fue él quien me dijo que me fuera.

Muere la madre sin despedirse. X Huye. No quiere saber.

 

Conversación:

Con respecto a la violencia recordemos que en los albores de la modernidad, el concepto de “contrato social” creado por Thomas Hobbes consideraba que el hombre liberado a sí mismo es el lobo del hombre (homo hominis, lupus), aquel marco simbólico era necesario para refrenar tal impulsividad que hace de la sociedad humana una formación de individuos dominados por ambición de mando y de dominio.

Hay dos cuestiones a tener en cuenta: por un lado, que la exacerbación de los derechos individuales llevaría más bien al no respeto por los del otro, y por otro la importancia de que los sujetos se sientan medianamente reconocidos por el gobierno que los representa, caso contrario existiría un aumento de la violencia.

Tal imperio también se manifiesta en que ella no emerge como medio para otros fines –que irían por ejemplo desde ganar una guerra y ser fiel a una nación, hasta obtener un bien como en el robo– sino que ella estalla a veces careciendo de estrategia, permitiendo dicho corriente de “la violencia por la violencia misma”. Es que esta violencia suele navegar en el sin sentido, en la medida en que está desprovista de marcos que podrían imaginariamente otorgarle una razón, ella prolifera habitualmente huérfana de ideología y en el plano delictivo sin código.