cecilia izquierdo

Comentarios sobre “El Relieve de la voz” de Araceli Fuentes

Posted on

Por Cecilia Izquierdo Ortega

araceli fuentes.jpg

El texto o testimonio de Araceli Fuentes se presenta en la sesión titulada “Restos sintomáticos “del 17 de enero del 2013, del espacio veladas del pase, enmarcado en la actividad Conversación sobre el pase, en la Sede de Barcelona de la comunidad de Cataluña de la ELP.

En el testimonio de esta AE encontramos algo que se presenta con frecuencia en otros testimonios, la pregunta por y el encuentro con el sinthome, desarrollo ligado al último tramo del análisis. Entonces, testimonio y sinthome se encuentran en íntima relación en donde no solo se transmite el final de un análisis, puntos decisivos en la historia del sujeto, los momentos cruciales del análisis, la transferencia, entre otros, sino que también como el trayecto que permite decir algo sobre lo real o nombrar un trozo de ello, de lo real, de lo incurable y del modo con el que se sostiene con él en la vida.

Araceli Fuentes desarrolla en el testimonio como se produce su sinthome y como aparecen los restos sinthomaticos, pensando en el sinthome como lo más singular y como un goce opaco, sin nombre, que se encuentra fuera del Otro y del sentido. Como en la cita que toma de Jacques Alain Miller sobre la invitación de Lacan en el seminario El sinthome, en donde dice: hay que dejar un relieve, un relieve siempre queda en la medida en que cada uno es sin parecido, y que su diferencia reside en la opacidad que siempre permanece.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Seminario 19… O peor. Reseña del capítulo II: La función fx

Posted on Actualizado enn

Lacan empieza el capítulo definiendo la naturaleza de lo escrito como aquello donde se opera el retorno de lo reprimido, a propósito de lo que pudo prestarse a confusión en “La instancia de la letra…” de los Escritos. Si a veces parecí prestarme a que se creyera que identifico el significante y la letra, dice Lacan, es justamente porque quizás en calidad de letra me toca más, a mí, como analista. En esto evoca lo que ocurre en la práctica analítica donde se observa con frecuencia el retorno del significante en calidad de letra, justamente el significante reprimido

Mientras el significante es algo que se esparce, la letra marca un sitio, el del significante que retorna. Es un punto de fijación, “Es preciso que haya una especie de transmutación que se opere del significante a la letra cuando el significante no está allí”, dice Lacan.

Lacan señala que la letra está relacionada con el dominio de la matemática, campo en el que la escritura está sujeta a una determinada formalización. Es el marco en que inscribe el matema, que considera un pivote de su enseñanza.

Lacan prosigue con su matema señalando que este linda siempre con la tontería, tomando el “No hay relacion sexual” en el sentido de que relaciones sexuales es lo único que hay, pero los encuentros siempre son fallidos, resultan ser que la relacion sexual es la que uno se inventa para sí mismo.

Lacan introduce la Metafísica de Aristóteles para mostrar el intento fallido en los juegos de lenguaje cuando se trata de dar cuenta de la relación sexual, es decir, cuando se trata de llenar todo lo que deja abierto el que no pueda haber relación sexual, lo que se encuentra es un producto insatisfactorio. Hay implicada una relación con lo real que incide en la función de la significancia. La referencia a Aristóteles está justificada porque en su texto se discute, sin confundirlas, la cuestión de la esencialidad y la unicidad, la dimensión del ser y la existencia. Cuando la discusión filosófica intenta que el Uno sea y que el Ser sea Uno, todo se oscurece. Lacan, por el contrario, se propone separarlos, vía que elige para introducir lo Uno.

Si existe el goce sexual, aquello que obstaculiza la relación sexual y abre al mismo tiempo la puerta al goce, a partir de ella se constituye la función Fi de x, lo que produce la relación del significante con el goce, la x no designa otra cosa más que un significante. En este sentido, el sujeto está atravesado por el lenguaje.

Pero no se trata de asignar un significante al hombre y otro a la mujer, pero sí establecer en qué se distinguen. La x colocada en el agujero significante es una variable aparente que señala que, toda vez que nos encontramos con el significante sexual que concierne al goce, se pone en juego la función Fi de x.

Esta relación del significante con el goce significa la función de castración, en donde ya no se puede disponer del conjunto de los significantes, se constituye una cadena significante y la producción de una significancia, pero se abre la dimensión de lo interdicto, en el sentido que los significantes no pueden estar ahí todos juntos.

En la reunión se agrega que no todo pasa por la castración, la sexualidad es un terreno en donde la castración no lo domina todo y ello puede ser apreciado en la existencia del otro goce o del goce femenino.

Cecilia Izquierdo