Seminário da EBP haun – Eric Laurent

Posted on

“El goce es una ausencia; especialmente el goce femenino en este sentido es crucial, porque la imaginarización del goce masculino es el orgasmo como un lleno, —en fin, cuando ocurre, hay muchos trastornos del asunto— se puede imaginarizar como un Uno, mientras que el goce femenino, dice [Lacan], es al mismo tiempo un centro y una ausencia. El Hay de lo Uno [inscripción de una ausencia, pura diferencia], es efectivamente, como lo cuenta J.A. Miller, el inicio del camino hacia el 23 y la salida de Lacan hacia el final, a partir de esta hipótesis”.

Anuncios

Utilería semántica para ponderar la acepción de pivote (a propósito de la frase “El pivote irreductible de un análisis”)

Posted on

Image

Dice el DRAE:
pivote.
(Del fr. pivot).
1. m. Extremo cilíndrico o puntiagudo de una pieza, donde se apoya o inserta otra, bien con carácter fijo o bien de manera que una de ellas pueda girar u oscilar con facilidad respecto de la otra.

Dado que la palabra es de origen francés, mejor aún, podemos servirnos del uso figurativo de pivot que consigna Le Trésor la langue Française informatisé:
Aquello en lo que reposa y gira un conjunto de cosas; lo que está en el corazón (de una acción, de un sistema, de una serie de fenómenos). “Cuando se observa cuán imperceptibles son las causas primeras que influyen en nuestra suerte, y los pivotes sobre los cuales giran los destinos de los hombres, parece evidente que somos sobre la tierra los juguetes de lo que unos llaman azar, otros fatalidad” (Crevecoeur, Viaje, t. 3, 1801, p. 3). “Inmóvil, el objeto puede ser para el espacio escénico un pivote, un centro en torno al cual se gravita: tal el pupitre del Elector en el acto III del Príncipe de Hombourg (Serrière, T.N.P., 1959, p. 87):
Pero no es sobre la madera que el Redentor es extendido y crucificado, es sobre el Universo que Él forma en lo sucesivo el nudo, el centro, la razón de ser, el corazón, el pivote, la pieza esencial y vital, este órgano por el que respira y se comunica en todas sus partes. Es el mundo entero el que atrae hacia Él en cada respiración, enraíza en lo más profundo de su sustancia por las ramificaciones de Sus pies y de Sus manos, y que restituye a Su padre en este soplo que es una palabra.
(CLAUDEL, Poeta Mira Cruz, 1938, p.156)”.

Marita Hamann

Image

“…O Peor” Reseña del capítulo I: “LA PEQUEÑA DIFERENCIA”

Posted on

Por Darío Calderón

Lacan empieza comentando que el título “…o peor” subraya la importancia del lugar vacío, único modo de atrapar algo con el lenguaje. El título se refiere a que no hay relación sexual y que fuera de eso lo que se diga sólo puede ser peor.

Cuando dice que no hay relación sexual propone que el sexo no define ninguna relación en el ser hablante. No se refiere a la pequeña diferencia, al órgano, pero tampoco la niega. Los individuos se distinguen, pero se los distingue, no son ellos quienes se distinguen. Esa pequeña diferencia adquiere un valor a partir del cual se constituyen los tipos hombre y mujer.

Lacan refiere que para acceder al otro sexo hay que pagar el precio de la pequeña diferencia que pasa a lo real a través del órgano. Pero un órgano es instrumento precisamente por ser un significante. El significante es el goce y el falo es su significado.

En lo concerniente a la relación sexual la buena regla sería que el psicoanalista se dijera sobre ese punto: que se las arreglen como puedan. La ausencia de relación sexual no impide el enlace sino que le da sus condiciones.

Nada de lo que ocurre por el hecho de la instancia del lenguaje puede en ningún caso desembocar en la formulación satisfactoria de la relación. Lacan ofrece una orientación: servirse de lo que la lógica desarrolló al relacionar el lenguaje con lo que se plantea como real, para inventar el modo de situar esa falla de lo real en la que yacen las líneas de lo que descubrimos en la experiencia analítica. .

Hacia el final presenta los tres registros de la lógica en torno a los cuales girará el esfuerzo de Lacan por desarrollar lo que ocurre con las consecuencias del no hay relación sexual: los prosdiorismos aristotélicos (proposiciones universales y particulares, afirmativas o negativas), la modalidad (lo posible, lo imposible, lo necesario y lo contingente) y la negación (forclusión, discordancia —no-todo—).

Al estar cuestionada, la relación sexual que no es, determina todo lo que se elabora a partir de un discurso cuya naturaleza es al de ser un discurso interrumpido.

Incidencias del Significante Amo – El Uno del montón

Posted on

 Miquel Bassols 

“El S1, el enjambre [essaim], significante-amo, es lo que asegura la unidad, la unidad de la copulación del sujeto con el saber”

Jacques Lacan, Seminario 20, Aún, Editorial Paidós, Barcelona 1981, p. 173

 ¿En qué momento una cantidad de granos de arena forman Un montón? Dos o tres granos de arena no parece que puedan formar nunca Un montón, por mucho que intentemos agruparlos. Un millón de granos de arena sí forman un montón, a condición simplemente de que estén algo juntitos.

Bien, pero ¿a partir de qué momento, a partir de qué cantidad, podemos asegurar que los granos de arena forman Un montón? Si n granos de arena no forman un montón, tampoco lo serán (n+1) granos.

La pregunta puede formularse también por la negativa y es un ejemplo de lo que se dio en llamar “Paradoja sorites” (sorites significa “montón” en griego): “¿En qué momento Un montón de arena deja de serlo cuando se le van quitando granos?” Si n granos de arena son un montón, también lo serán (n−1) granos.

Esta pregunta y la anterior pueden parecer la misma pregunta, pero el lector atento observará que hay una pequeña diferencia. En la segunda pregunta partimos de Un montón ya constituido y será por la sustracción progresiva de granos de arena que llegaremos supuestamente en algún momento a descompletar el Uno del montón que teníamos para hacerlo desaparecer como tal. Por el contrario, en la primera pregunta es por la adición progresiva de granos de arena que iremos acercándonos a Un montón hasta verlo aparecer ante nosotros. En los dos casos nos preguntamos en qué momento pasamos de Un estado al Otro, pero en cada caso el Uno y el Otro son estados distintos.

Leer el resto de esta entrada »

Los Usos del control

Posted on Actualizado enn

Tomado de la lista de L’École de la Cause Freudiènne (ECF-messager). Question d’École le 8 février: En direct du Conseil!

¿Por qué estoy en control?

Defensas contra el deseo del analista

por Fabian Fajnwaks

 «Déjela hacer su experiencia… Mire  lo que pasó con los analistas que emigraron a los Estados Unidos antes de la guerra, con su preocupación por la realidad material de los pacientes».

Preocupado por las condiciones materiales de una paciente histérica, el joven analista que yo era se encuentra reenviado por la interpretación de su controlador a su posición. Este momento se reveló ser una verdadera lección clínica.

Se podría decir que el control es un lugar donde se tratan las defensas del practicante – joven o menos joven – ante el encuentro del deseo del analista. Si hablamos de defensas, es porque no es fácil definir positivamente lo que es el deseo del analista, se lo definiría más fácilmente por lo que no es o, incluso, por lo que, en el analista, resiste al deseo que da fundamento al acto que lo nombra como tal.

Evocar aquí las defensas no asume que algo ya está ahí, contra lo que el sujeto se defendería. Se trata de algo puntual, evanescente, difícil de atrapar. Conviene hacerlo emerger de otra manera en el decir, que da su lógica a la interpretación.

Más allá de la construcción del caso cínico que podría ser retomado por el practicante y en el que se situaría la posición del practicante en relación al caso, sabemos que el analista está incluido en el caso clínico que describe, como Velásquez en las Meninas. El control es entonces, también, el lugar en el que se tratan las impurezas porque «el deseo del analista no es un deseo puro. Es el deseo de obtener la diferencia absoluta… »[i], las impurezas fantasmáticas que impiden al practicante capturar la singularidad del caso y estar a la altura de su acto.

Traducción: Marita Hamann

[i]  Lacan J., El Seminario, Libro 11, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, Buenos Aires, Paidos, 2006, p. 284.

Cursos de verano – Centro de Investigación y Docencia en Psicoanálisis CIDLim

Posted on Actualizado enn

Curso:  La comedia de los sexos: encuentros y desencuentros
Periodicidad: jueves 23 y 30 de enero. 6, 13 y 20 de febrero
Horario: de 7:30 a 8:45 p.m.
Docente: Elida Ganoza, María Hortensia Cárdenas
El síntoma contemporáneo toma muchas veces la forma de “problemas de pareja”,
Hay una gran inestabilidad de los roles, una fluidez generalizada del teatro del amor, que contrasta con la fijeza de antaño. El modelo ideal de “gran amor para toda la vida” cede su terreno a la velocidad que caracteriza a la época. Cada uno es conducido a inventar su propio “estilo de vida”, y a asumir su modo de gozar y de amar. Los escenarios tradicionales caen en lento desuso.  El diálogo de un sexo con el otro plantea desencuentros. Los enamorados están de hecho condenados a aprender indefinidamente la lengua del otro, a tientas, buscando las claves, siempre revocables. El amor, es un laberinto de malentendidos cuya salida las tiene que inventar cada uno.
¿Está el amor amenazado? El extravío del amor, los particulares senderos del goce y del deseo, los laberintos en los que se pierden los seres amantes, existe desde siempre. Casi es constitutivo del  encuentro y del desencuentro amoroso. No obstante, la contingencia del encuentro permite que hombres y mujeres más allá de las promesas de amor, no renuncien a volver necesario un amor que siempre resulta posible.

La metáfora del amor
Las mujeres y sus goces

¿Cómo aman los hombres?
La psicopatología de la vida amorosa
La infidelidad y los celos
La otra mujer
Curso introductorio:  Introducción al psicoanálisis
Periodicidad: los jueves 23 y 30 de enero. 6, 13 y 20 de febrero 
Horario: de 8:45 a 10: 00 p.m.
Docente: Renato Andrade, Renzo Pita, Roberto Galván

Desaparecer a la mujer

Posted on Actualizado enn

Por Fernanda Gómez de La Torre

Trabajo presentado en las Jornadas de la NEL-Lima, hacia el ENAPOL, en la mesa “La clínica con las mujeres de hoy”, que tuvo lugar el 12 de setiembre de 2013

2662640

Quemarlas se ha puesto de moda. Cortarles el rostro también. Matarlas a golpes y enterrarlas es otra opción. Feminicidio es, en realidad, la palabra de moda. ¿Qué está sucediendo en nuestra sociedad? ¿De dónde surge esta violencia hacia la mujer?
En el presente trabajo trataré de hacer una aproximación al tema de la violencia contra las mujeres, tema amplio, difícil de resolver.
Desde la psicología la propuesta es construir una teoría acerca de la constitución de las mujeres maltratadas: que sean reconocidas por lo menos como un “tipo” de mujer. Esta teoría sostiene que, muchas veces, han pasado como mujeres con personalidad “borderline” o depresivas, cuando en realidad lo que pasaba es que habían vivido situaciones de abuso y maltrato. Se sugiere que estas mujeres vean que son víctimas del abusador, que no se crean causantes ni merecedoras de la violencia, que son “sobrevivientes” (Survivor Therapy). Hasta aquí, probablemente sea una buena aproximación, sin embargo, desde la psicología ya no se dice mucho sobre el dejar de sostener la posición de víctima, hay un límite, que el psicoanálisis sí llega a pasar, al ir más allá y tratar de orientar la cura hacia la “desvictimización”, trabajando el uno a uno.
Lacan en su texto “La agresividad en psicoanálisis” nos dice que la agresividad proviene de la “pasión narcisista”: “…todo lo que el yo desatiende, escotomiza, desconoce en las sensaciones que lo hacen reaccionar ante la realidad, como todo lo que ignora, agota y anuda en las significaciones que recibe del lenguaje” y añade: “La noción de una agresividad como tensión correlativa de la estructura narcisista en el devenir del sujeto permite comprender en una función muy simplemente formulada toda clase de accidentes y de atipias de este devenir”. Entonces, podríamos decir que la agresividad está ligada a estructuras narcisistas, que no soportan la alteridad del semejante, la ajenidad el prójimo. Sobre este no soportar y rechazar al otro, Irene Greiser en “Guerra entre los sexos: feminicidio” (Virtualia #25) nos dice: “…en la actualidad hay una epidemia, “la quema de mujeres”. Un tratamiento de lo femenino que implica su rechazo. Hay otras modalidades de rechazar lo femenino, la misoginia, la ética del soltero, pero ¿qué goce puede llevar a un hombre a querer quemar a una mujer y ver cómo ese cuerpo se consume? Las Fórmulas de la sexuación sostienen una virilidad que cuenta con un padre que hace de modelo de la función y objeta el para-todo, pues hay uno que dice que no. Esa objeción permite alojar a lo femenino. El hombre violento, golpeador, el hombre que no puede hablar con ella ni alojarla es una modalidad del macho que al no contar con una excepción que amenace su potencia fálica se ve arrastrado a un goce en el cual esa potencia fálica aparece ilimitada”.

Leer el resto de esta entrada »

VIII JORNADAS NEL – temas y ejes de trabajo

Posted on

Archivo adjunto al mensaje

Las VIII Jornadas de la NEL que llevarán por título, LO FEMENINO NO SOLO ES ASUNTO DE MUJERES. El pivote irreductible de un análisis, empiezan a ser difundidas con entusiasmo en nuestra comunidad analítica, orientándonos al trabajo preparatorio. Queremos hablar de lo femenino, asumiendo la dificultad que conlleva. Sin retroceder, porque es el pivote de lo irreductible y lo incurable. Un campo situado más allá del falo y con él, más allá del Padre del Edipo y del sentido.  La idea es que conversemos, que averigüemos, que testimoniemos sobre el tema de lo femenino, del Otro goce, en nuestras sociedades y en nuestra práctica, y que sigamos construyendo así la ciudad analítica en que habitamos.

También Lima quiere hacerse oír en otros ámbitos comunitarios, llamar la atención a nivel de la comunidad limeña y peruana, sobre aquello que en el lazo social se ha reconocido como “feminización del mundo”.[1]

Ya pueden encontrar ustedes el argumento en el blog de la Nel Lima: https://nellimablog.com/2013/12/16/lo-femenino-no-es-solo-asunto-de-mujeres/ Como verán, se trata de una amplia conversación planteada en diferentes formas, entre nosotros mismos, pero no sin otros, es decir, otros con otras disciplinas y el público en general.

Las conferencias de nuestros invitados — Miquel Bassols (SOBRE LA AUTORIZACIÓN DE LA FEMINIDAD), Graciela Brodsky (EL GOCE FEMENINO Y LA MUJER HOY: “LAS DOS CARAS DE EVA”), y Marcus André Vieira (EL OTRO GOCE Y EL SÍNTOMA) , desde ya provocan el interés. Asimismo los TESTIMONIOS COMO AE de Graciela y Marcus.

Leer el resto de esta entrada »

Seminario de Escuela: …O peor

Posted on Actualizado enn

ou pire

A modo de introducción

Hay de lo Uno, es la conclusión de este seminario. En tanto que tal, se vuelve imprescindible para abordar la clínica del Uno, fundamento de la práctica analítica que invita a reconsiderar lo que entendemos por interpretación así como por la función misma del analista, —del deseo del analista y del acto que lo plasma—.

Tenemos, en Freud, dice Elisa Alvarenga[i], diferentes versiones del Uno: “una sola libido, el falo, el trazo unario —que se inscribe en el inconsciente— y el Uno de Eros, que supuestamente unifica. Tenemos, en Lacan, el Uno del goce, singular, de cada uno, pero también el S1, significante amo, o Uno del Ideal que identifica, el menos-uno, el más-uno, el al-menos-uno, el Uno de la excepción, el Uno del sinthoma. (…) al final de análisis, en el momento en que se hace evidente la inexistencia del Otro (…) el Uno puede ser una forma de pensar lo que Lacan llamó al final de su enseñanza, de inconsciente real, S1 sin S2, o todavía, cómo el sujeto vive la pulsión después de atravesar el fantasma”.

[Se trata], dice Marcus André Vieira[ii], del Uno de un goce que se repite como una perseverancia en ser, sin ser esto o aquello. Se reitera sin instaurar ninguna repetición específica: no podría tratarse aquí, estrictamente hablando, de una repetición por cuanto se hace forzoso constatar que lo que insiste es un goce no negativizable que escapa a la función fálica (la del sentido, la del conjunto, la de la representación). “Uno que aparece cuando el Otro agotó toda significación y puso en evidencia que nada en él nombra el ser: no hay una marca, un deseo, un origen. ¿Hay cómo apoyarse en ese Uno que no es? ¿En ese Otro que no existe? Esa es la gran interrogación clínica sacada a la luz por ese seminario.”

Leer el resto de esta entrada »