Reseña de la presentación del trabajo “El caso único en la medicina: El caso Shirley, la violencia en la institución médica”

Posted on

Grupo de trabajo sobre el eje de violencias de la NEL Lima[1]

image.png

Como parte de las conversaciones previas a las IX Jornadas de la NEL a desarrollarse en Guayaquil, el Grupo de trabajo sobre el eje de violencias de la NEL Lima presentó el trabajo “El caso único en la medicina: El caso Shirley, la violencia en la institución médica”. Elaborado de manera polifónica, la brújula que orientó el trabajo fue la lectura y puntuación de un acontecimiento que, desde sus consecuencias, agujerea el saber médico.

Una primera pregunta direccionó la presentación, ¿qué lugar ocupa lo singular dentro del tipo de tratamiento que en la actualidad ofrece la medicina? Pautado por el seguimiento de protocolos y medidas estandarizadas, la medicina, desde un movimiento moebiano, no da cabida al detalle del caso clínico ni a la posibilidad de formularse una pregunta dirigida al gremio médico que opere como pivote que conduzca su propia formación. Dejando de lado la complejidad inherente, y por ende la singularidad del caso, la respuesta del gremio médico a la intervención practicada a Shirley precisó que se había actuado siguiendo todo lo que los manuales y hospitales de atención pública especializada indicaban hacer en casos similares.

Esta desatención del caso por caso condujo a una segunda pregunta, ¿cómo leer las consecuencias que se desprenden de la intervención quirúrgica a la que Shirley fue sometida y por la cual perdió sus extremidades? A modo de respuesta, el Grupo de trabajo resaltó un primer elemento centrado en la violencia ejercida contra ella, y contra otros pacientes, por parte de la estandarización de la atención médica, operación que se funda en la burocratización de una lógica biopolítica de intervención. Ignorar la singularidad del cuerpo de cada paciente, y del un Real en juego, muestra el ejercicio de una violencia sustentada en un saber ofrecido para “todos por igual” en tanto sujetos de derecho. Parafraseando a Laurent, se precisó que todas las formas de burocracia se fundan, de una u otra manera, en el saber. De este modo, desde que éste sustenta determinado lazo social, se tiene en realidad un saber supuesto; es decir, nadie está forzado a saber verdaderamente.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Comentarios sobre “El Relieve de la voz” de Araceli Fuentes

Posted on

Por Cecilia Izquierdo Ortega

araceli fuentes.jpg

El texto o testimonio de Araceli Fuentes se presenta en la sesión titulada “Restos sintomáticos “del 17 de enero del 2013, del espacio veladas del pase, enmarcado en la actividad Conversación sobre el pase, en la Sede de Barcelona de la comunidad de Cataluña de la ELP.

En el testimonio de esta AE encontramos algo que se presenta con frecuencia en otros testimonios, la pregunta por y el encuentro con el sinthome, desarrollo ligado al último tramo del análisis. Entonces, testimonio y sinthome se encuentran en íntima relación en donde no solo se transmite el final de un análisis, puntos decisivos en la historia del sujeto, los momentos cruciales del análisis, la transferencia, entre otros, sino que también como el trayecto que permite decir algo sobre lo real o nombrar un trozo de ello, de lo real, de lo incurable y del modo con el que se sostiene con él en la vida.

Araceli Fuentes desarrolla en el testimonio como se produce su sinthome y como aparecen los restos sinthomaticos, pensando en el sinthome como lo más singular y como un goce opaco, sin nombre, que se encuentra fuera del Otro y del sentido. Como en la cita que toma de Jacques Alain Miller sobre la invitación de Lacan en el seminario El sinthome, en donde dice: hay que dejar un relieve, un relieve siempre queda en la medida en que cada uno es sin parecido, y que su diferencia reside en la opacidad que siempre permanece.

Leer el resto de esta entrada »

“Un cuerpo dos escrituras” de Araceli Fuentes

Posted on Actualizado enn

1468606957827526201264.jpg

Comentarios de Darío Calderón

El trabajo presentado es un resumen ordenado de uno de los testimonios más extensos que encontré de Araceli Fuentes “Un cuerpo dos escrituras” disponible en internet, leído a la luz de otro de sus testimonios –bastante más específico- “El fenómeno psicosomático, entre la medicina y el psicoanálisis”. En coordinación con mi compañera Cecilia Izquierdo, yo centraré mi trabajo en lo referente a la mirada y la escritura, dejando en sus manos el desarrollo de lo respectivo al sinthome.

Araceli inicia su testimonio señalando algo respecto a la palabra y la escritura en psicoanálisis:

En psicoanálisis la palabra y la escritura no están separadas ya que el goce que se escribe en el cuerpo como síntoma, fue primero palabra dicha, y lo que puede dejar de no escribirse, y escribirse contingentemente, se escribe sirviéndose de la palabra. La palabra verídica bajo transferencia se deposita, tiene efectos de escritura. Desde este punto de vista la experiencia de un análisis no es sólo una exploración de lo que ya está escrito y se repite, sino también una exploración de lo nuevo que se puede llegar a escribir.”

Leer el resto de esta entrada »

“VIOLENCIAS Y PASIONES, SUS TRATAMIENTOS EN LA EXPERIENCIA PSICOANALÍTICA”

Posted on

Afiche IX Jornadas

RESEÑA NOCHE DE ESCUELA DEL 23 DE JUNIO DE 2016

José Miguel Ríos

I

La primera semana de invierno en Lima fue abrigada por nuestros dos recientes asociados, quienes como leños frescos encendieron la fogata.

Roberto Galván trabajó el tema de la violencia, apoyado por un texto de María Cristina Giraldo, haciendo hincapié en las consideraciones que tiene el psicoanálisis sobre la víctima y los episodios de violencia, destacando así tres puntos:

  1. Siendo que los conceptos de víctima y violencia no se encuentran en el vocabulario lacaniano, no quiere decir que se los deje de lado, especialmente en Latinoamérica.
  2. El significante ‘victima’ es tomado como un universal por el Otro social, puesto que agrupa, genera atención, clasificación y, sobre todo, segregación. Una nueva forma de segregación en la cual el ser de la víctima deviene dócil al otro. Así, el sujeto no quiere saber nada de su dimensión política.
  3. Se genera una agrupación de goce reunidos al S1víctima. E. Laurent señala que en el trabajo con las víctimas se debe tener en cuenta los puntos del trauma y pulsión. Siendo que en las instituciones de ayuda se critica el trabajo psicoanalítico de no prestar mucha atención a la vivencia traumática de la víctima. Y es que no se trata de certificar la posición del sujeto en su goce, sino de permitir la reconquista del sujeto allí donde estuvo ausente.

  Leer el resto de esta entrada »

Adolescencia, tiempo de invención y resonancias de la pubertad

Posted on

Elida Ganoza

Fernando Gómez

 

Lacan en su última enseñanza nos presenta el síntoma bajo una nueva fórmula, como lo que para todo sujeto viene al lugar de la no-relación sexual, y Jacques Alain Miller lo escribía con el conjunto vacío para decir la falta en el saber.

Es un punto que encuentra el sujeto donde falta un saber sobre el sexo, el agujero traumático es el encuentro con un real que lo desestabiliza y las palabras desfallecen para nombrarlo, hay una falta en el lenguaje que por el mismo hecho de hablar, se encuentra con el malentendido, ya que el Otro al igual que él, habla y oye con su fantasma. Fantasma que le sirve para colmar esta falla en el saber, sobre lo que es ser un hombre o ser una mujer.

Podríamos decir, a partir de esta aproximación que la pubertad es uno de los nombres de la no-relación sexual, es uno de los momentos en la existencia en donde el sujeto se encuentra de una forma viva con esta cuestión y la adolescencia como siendo la forma sintomática de respuesta al surgimiento de lo real que es la pubertad.

Ahora bien, ¿cuál es, o qué es este real de la pubertad?

Leer el resto de esta entrada »

160 años del nacimiento de Freud

Posted on Actualizado enn

Freud

Y con él, la posibilidad de una práctica, un nuevo lazo, inédito e irreductible a las formas conocidas, que se apoya en el descubrimiento y la conceptualización del inconsciente, del cual aún seguimos aprendiendo en un trayecto epistémico que no se detiene. Como el mismo Freud lo dijo: “La vida cambia. El psicoanálisis también cambia. Estamos apenas en el comienzo de una nueva ciencia. El psicoanálisis por lo menos, jamás cierra la puerta a una nueva verdad”[1].

Como un homenaje de la NEL a su aniversario transcribimos pequeños apartes de una entrevista dada al periodista George Sylvester Viereck en 1926 y publicada en Psychianalysis and the Tut, en Nueva York 1957.

Leer el resto de esta entrada »

Miquel Bassols: “Freud era un misógino contrariado, pero se dejó enseñar por las mujeres”

Posted on Actualizado enn

Debe de ser un ritual en la consulta de todo psicoanalista, pues igual que Freud tenía en la entrada de su estudio vienés un perchero con un sombrero, un bastón y un maletín, como si acabara de llegar o estuviera a punto de irse, en el de Miquel Bassols (Barcelona, 1958) encontramos además fotografías, bibelots de sus viajes y una gran biblioteca con los escritos de los fundadores de la nueva ciencia. Gran lector de poesía –Lezama Lima, Valente, Ferrater–, de literatura científica y neurociencia –Feynman, Poincaré, Damasio– y de la lucha social de las mujeres en el islam –Fethi Benslama, Ayaan Hirsi Ali–, Bassols se define a sí mismo como “un investigador en psicoanálisis que intenta ayudar a las personas a leer sus síntomas”.

¿Tuvo el psicoanálisis un momento iniciático, un big bang? Nació a finales del siglo XIX del encuentro de Freud con algunas mujeres que sufrían de síntomas histéricos. La inventora fue una mujer que le dijo a Freud: “Calle un poco, escuche lo que me hace sufrir y no puedo decir en otra parte”.

Esto explicaría la supuesta misoginia del austriaco cuando afirma: “La mujer es un hombre incompleto” o “La mujer tiene envidia del pene”. Freud, fruto de su tiempo, era un misógino contrariado, así como hablamos de un zurdo contrariado. A la vez, se dejó enseñar por las mujeres. Le dio la palabra a la mujer reprimida por la época victoriana y planteó la pregunta: ¿qué quiere una mujer?, más allá de las convenciones del momento. Terminó admitiendo que la sexualidad femenina era un “continente negro” cuya topografía desconocía. En todo caso, no quedó satisfecho con la respuesta que puede tranquilizar, hoy incluso, a las buenas conciencias de la igualdad cuando afirman: “No quiere nada distinto que un hombre”. Toda reivindicación de igualdad debe tener en cuenta la asimetría radical que existe entre los sexos, incluso la imposible reciprocidad cuando se trata de sus formas de gozar, del goce sexual en primer lugar. Freud fue el primero que intentó elaborar una teoría de esta asimetría, una teoría que han seguido varias corrientes feministas. El goce femenino sigue siendo hoy rechazado, segregado de múltiples formas.

Leer el resto de esta entrada »