Sin categoría

Miquel Bassols: “Freud era un misógino contrariado, pero se dejó enseñar por las mujeres”

Posted on Actualizado enn

Debe de ser un ritual en la consulta de todo psicoanalista, pues igual que Freud tenía en la entrada de su estudio vienés un perchero con un sombrero, un bastón y un maletín, como si acabara de llegar o estuviera a punto de irse, en el de Miquel Bassols (Barcelona, 1958) encontramos además fotografías, bibelots de sus viajes y una gran biblioteca con los escritos de los fundadores de la nueva ciencia. Gran lector de poesía –Lezama Lima, Valente, Ferrater–, de literatura científica y neurociencia –Feynman, Poincaré, Damasio– y de la lucha social de las mujeres en el islam –Fethi Benslama, Ayaan Hirsi Ali–, Bassols se define a sí mismo como “un investigador en psicoanálisis que intenta ayudar a las personas a leer sus síntomas”.

¿Tuvo el psicoanálisis un momento iniciático, un big bang? Nació a finales del siglo XIX del encuentro de Freud con algunas mujeres que sufrían de síntomas histéricos. La inventora fue una mujer que le dijo a Freud: “Calle un poco, escuche lo que me hace sufrir y no puedo decir en otra parte”.

Esto explicaría la supuesta misoginia del austriaco cuando afirma: “La mujer es un hombre incompleto” o “La mujer tiene envidia del pene”. Freud, fruto de su tiempo, era un misógino contrariado, así como hablamos de un zurdo contrariado. A la vez, se dejó enseñar por las mujeres. Le dio la palabra a la mujer reprimida por la época victoriana y planteó la pregunta: ¿qué quiere una mujer?, más allá de las convenciones del momento. Terminó admitiendo que la sexualidad femenina era un “continente negro” cuya topografía desconocía. En todo caso, no quedó satisfecho con la respuesta que puede tranquilizar, hoy incluso, a las buenas conciencias de la igualdad cuando afirman: “No quiere nada distinto que un hombre”. Toda reivindicación de igualdad debe tener en cuenta la asimetría radical que existe entre los sexos, incluso la imposible reciprocidad cuando se trata de sus formas de gozar, del goce sexual en primer lugar. Freud fue el primero que intentó elaborar una teoría de esta asimetría, una teoría que han seguido varias corrientes feministas. El goce femenino sigue siendo hoy rechazado, segregado de múltiples formas.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

El cuerpo en la experiencia y en la clínica psicoanalítica

Posted on Actualizado enn

El cuerpo en la experiencia y en la clínica psicoanalítica

Sumilla

Aunque pueda pensarse que el psicoanálisis se limita a ser un “tratamiento del alma” –como el propio Freud lo definió en un momento – el cuerpo estuvo presente en la experiencia psicoanalítica desde los inicios del psicoanálisis, cuando Freud interrogó y supo escuchar los síntomas conversivos de la histeria. Recordemos que el propio Freud definió la pulsión como el “representante de lo somático en lo psíquico”, poniendo de relieve el hecho fundamental de que lo que acontece con el “soma”, debe inscribirse en el psiquismo. De ahí que sus primeros esfuerzos epistémicos intentaran formalizar cómo acontece dicha inscripción.

Por lo demás, el cuerpo es la sede de nuestros afectos y afecciones: la angustia, el temor, la alegría, la pena, pero también la sexualidad y el amor –para nombrar sólo algunos- tienen asiento en el cuerpo, incluso lo atraviesan.

Una segunda cuestión a tomar en cuenta para una adecuada comprensión de la cura analítica es el hecho de que esta tiene como condición de posibilidad que la palabra pueda tocar el cuerpo, incidir sobre él, y producir efectos sobre los síntomas, entendidos como modos en los que se tramita el anudamiento del cuerpo y el psiquismo en el ser humano.

A lo largo del curso exploraremos esta temática, recorriendo algunos hitos de la episteme psicoanalítica de Freud a Lacan en lo concerniente al cuerpo y a la especifidad del tratamiento analítico.

Programa:

  1. Introducción
  2. Pulsión, cuerpo, y libido
  3. El cuerpo en Freud (1): el trauma
  4. El cuerpo en Freud (2): la problemática de la satisfacción y la perspectiva económica
  5. El cuerpo en Lacan (1): la incidencia de la imagen del propio cuerpo  en la constitución subjetiva
  6. El cuerpo en Lacan (2): el cuerpo como acontecimiento
  7. El cuerpo en Lacan (3): trauma y sinthome
  8. Clínicas del cuerpo: enganches y desenganches

Docente: Patricia Tagle

Fecha de inicio:  Martes 11 de agosto 2015

Horario: 7:30 p.m. a 9:30 p.m.

Frecuencia: Quincenal

CID LIMA

Lacan y el goce femenino

Posted on Actualizado enn

El goce femenino fue un enigma para los psicoanalistas:

En el Seminario 14 “La lógica del fantasma”, Lacan se queja de que el psicoanálisis no ha dicho nada sobre el goce femenino: Clase del 10 de mayo de 1967: “Hace falta agregar que durante sesenta y siete años los forjadorcillos psicoanalíticos no han hecho nada para que sepamos más sobre el goce femenino, aunque de la mujer, de la madre hablemos sin parar, es algo que vale la pena resaltarlo”.

Clase del 24 de mayo de 1967: “Hay una cosa que vale la pena que sea remarcado, observada: que el psicoanálisis parece que en una cuestión tal como la que acabo de producir, volverá incapaces a todos los sujetos instalados en su experiencia, principalmente los psicoanalistas, de afrontarla mínimamente. La prueba está hecha abundantemente; en esta cuestión de la sexualidad femenina no se ha hecho jamás un paso que sea serio, viniendo de un sujeto aparentemente definido como macho por su constitución anatómica. Pero lo más curioso es que las psicoanalistas mujeres, aproximándose a este tema, muestran todos los signos de un desfallecimiento que sugiere que están, por lo que podría tener que formular, aterradas de suerte que la cuestión del goce femenino no parece próxima a ser puesta en estudio ya qué ¡mi Dios! es el único lugar donde se podría decir algo serio. Al menos de evocarlo así, sugeriría a cada uno y especialmente a quien pueda tener algo de femenino entre los que parecen mis auditores, el hecho que se pueda expresar así en lo atinente al goce femenino; nos basta ubicarlo para inaugurar una dimensión que, aún si no hemos entrado por no poder, es esencial situarlo”.

En el Seminario 17 se queja, pág. 75: “Evidentemente, Freud a veces, nos abandona, se escabulle. Abandona la cuestión cuando se aproxima al goce femenino”.

La cuestión del capricho.

Lacan estudia la cuestión del capricho en el Seminario 6. Allí hace equivaler la voluntad presente en el capricho, a la pulsión como voluntad de goce, cuando lo real aparece como el amo. “Así lo quiero, así lo rodeno”, cita de Juvenal refiriéndose a una mujer que no cesa de exigir a su marido de repente que mate a un esclavo. Lacan comenta el film “La regla de Juego” de Renoir.1 Este pasaje fue comentado por Miller en Los usos del lapso2 y en “Teoría del capricho”3

Lacan empieza por diferenciar el goce y el deseo, así como también el goce femenino y el masculino

Lacan, J. Seminario 10 La angustia. El objeto (a) se forja a partir del objeto que se llamaba pregenital, es decir, cuando se aísla en la experiencia analítica un “goce” llamado pulsional exterior al deseo y relativo a la demanda del Otro. “El goce es algo que no es del orden de esta actividad armoniosa que llamaríamos actividad psíquica (…) Este término es en sí mismo el índice de un disfuncionamiento absoluto”4. (…) En el goce la relación es con el objeto más bien que con el partenaire.

Leer el resto de esta entrada »

Utilería semántica para ponderar la acepción de pivote (a propósito de la frase “El pivote irreductible de un análisis”)

Posted on

Image

Dice el DRAE:
pivote.
(Del fr. pivot).
1. m. Extremo cilíndrico o puntiagudo de una pieza, donde se apoya o inserta otra, bien con carácter fijo o bien de manera que una de ellas pueda girar u oscilar con facilidad respecto de la otra.

Dado que la palabra es de origen francés, mejor aún, podemos servirnos del uso figurativo de pivot que consigna Le Trésor la langue Française informatisé:
Aquello en lo que reposa y gira un conjunto de cosas; lo que está en el corazón (de una acción, de un sistema, de una serie de fenómenos). “Cuando se observa cuán imperceptibles son las causas primeras que influyen en nuestra suerte, y los pivotes sobre los cuales giran los destinos de los hombres, parece evidente que somos sobre la tierra los juguetes de lo que unos llaman azar, otros fatalidad” (Crevecoeur, Viaje, t. 3, 1801, p. 3). “Inmóvil, el objeto puede ser para el espacio escénico un pivote, un centro en torno al cual se gravita: tal el pupitre del Elector en el acto III del Príncipe de Hombourg (Serrière, T.N.P., 1959, p. 87):
Pero no es sobre la madera que el Redentor es extendido y crucificado, es sobre el Universo que Él forma en lo sucesivo el nudo, el centro, la razón de ser, el corazón, el pivote, la pieza esencial y vital, este órgano por el que respira y se comunica en todas sus partes. Es el mundo entero el que atrae hacia Él en cada respiración, enraíza en lo más profundo de su sustancia por las ramificaciones de Sus pies y de Sus manos, y que restituye a Su padre en este soplo que es una palabra.
(CLAUDEL, Poeta Mira Cruz, 1938, p.156)”.

Marita Hamann

Image

Cursos de verano – Centro de Investigación y Docencia en Psicoanálisis CIDLim

Posted on Actualizado enn

Curso:  La comedia de los sexos: encuentros y desencuentros
Periodicidad: jueves 23 y 30 de enero. 6, 13 y 20 de febrero
Horario: de 7:30 a 8:45 p.m.
Docente: Elida Ganoza, María Hortensia Cárdenas
El síntoma contemporáneo toma muchas veces la forma de “problemas de pareja”,
Hay una gran inestabilidad de los roles, una fluidez generalizada del teatro del amor, que contrasta con la fijeza de antaño. El modelo ideal de “gran amor para toda la vida” cede su terreno a la velocidad que caracteriza a la época. Cada uno es conducido a inventar su propio “estilo de vida”, y a asumir su modo de gozar y de amar. Los escenarios tradicionales caen en lento desuso.  El diálogo de un sexo con el otro plantea desencuentros. Los enamorados están de hecho condenados a aprender indefinidamente la lengua del otro, a tientas, buscando las claves, siempre revocables. El amor, es un laberinto de malentendidos cuya salida las tiene que inventar cada uno.
¿Está el amor amenazado? El extravío del amor, los particulares senderos del goce y del deseo, los laberintos en los que se pierden los seres amantes, existe desde siempre. Casi es constitutivo del  encuentro y del desencuentro amoroso. No obstante, la contingencia del encuentro permite que hombres y mujeres más allá de las promesas de amor, no renuncien a volver necesario un amor que siempre resulta posible.

La metáfora del amor
Las mujeres y sus goces

¿Cómo aman los hombres?
La psicopatología de la vida amorosa
La infidelidad y los celos
La otra mujer
Curso introductorio:  Introducción al psicoanálisis
Periodicidad: los jueves 23 y 30 de enero. 6, 13 y 20 de febrero 
Horario: de 8:45 a 10: 00 p.m.
Docente: Renato Andrade, Renzo Pita, Roberto Galván

VIII Jornadas Nueva Escuela Lacaniana (NEL): “Lo femenino no solo es asunto de mujeres”

Posted on Actualizado enn

tira y retira

Comisión epistemológica: José Fernando Velásquez, Marita Hamann, Fernando Shutt, Clara María Holguín, Johnny Gavlovsky, María Hortensia Cárdenas, Elida Ganoza y Jimena Contreras.

ARGUMENTO

La pregunta por lo femenino, que inquietó a Freud, es la pregunta que la NEL se propone investigar destacando que no solo es asunto de mujeres. Las implicaciones y consecuencias de esta propuesta serán expuestas y discutidas durante las VIII Jornadas de la NEL que se realizarán en la ciudad de Lima los días 24, 25 y 26 de octubre de 2014.

 “¿Qué quiere una mujer?”, se preguntaba Freud, y postuló el penisneid como un punto de detención y repetición sintomática para las mujeres. Escribió que detenerse ante el enigma vuelve incapaces a los psicoanalistas,[i] porque enceguece y asusta. La enseñanza de Lacan no se detiene ahí, más bien hace causa de ese impasse.

Cuando decimos que lo femenino no solo es asunto de mujeres es porque la cuestión del género ligada al sistema de identificaciones imaginarias y significantes, no agota la relación del ser de goce con su sexo y el de los otros.[ii] Freud captó que lo femenino se emparenta con componentes inmanejables y hasta crueles de la pulsión sexual.[iii] Sentimiento de vértigo, intuición de un precipicio, exaltación y arrebato, son extremos en los que el cuerpo está allí integralmente comprometido. Lo femenino tampoco es equivalente a la maternidad. Ya lo había advertido Lou Andreas-Salomé, quién llamó la atención sobre la desviación en la que incurría el psicoanálisis cuando, al abordar a la mujer, se ocupaba de la madre. Lo pulsional en una mujer no está todo regulado por su orientación al falo ni aún por la maternidad misma.[iv]  Lo femenino encierra algo que no es del orden de lo armonioso en lo que llamamos actividad psíquica. Por otro lado, Sabina Spielrein se expresaba así: “Sientes al enemigo dentro de ti (…). Es el propio ardor amoroso, que con una necesidad apremiante te fuerza a hacer lo que no deseas; sientes el fin, lo efímero, pero no deseas escaparte, ni huir lejos”.[v] Melanie Klein destacó también que la posición femenina apunta a buscar activamente la catástrofe[vi] como lo recoge la literatura antigua en Medea, quien se adueña de su destino, se funde en él, se vuelve enemiga de los semblantes de la civilización y mata por amor sin medida, sin freno.[vii]

Leer el resto de esta entrada »

Reseña de “Se busca cartel”

Posted on

El miércoles 13 de noviembre tuvo lugar la noche “Se busca cartel”, con una gran convocatoria. Para iniciar, la Secretaría dio a conocer la finalidad de la noche: producir un buen encuentro entre los interesados en formar carteles. Asimismo, se subrayó que el cartel está unido por un gran tema en común frente al cual cada uno de sus integrantes asume una posición singular de la cual se decantará su rasgo.

A continuación se dio pase a Fernanda Gómez de la Torre, quien presentó el tema “Violencia y psicoanálisis“. Fernanda comentó que su interés partía de su experiencia en el trabajo con mujeres víctimas de violencia de género y de su inquietud por que el Psicoanálisis diga algo acerca de un tema tan actual. Asimismo, apuntó que una de las líneas de trabajo podría ser la diferencia entre la violencia y la agresión señalada por Lacan.

Luego Giulietta Buscaglia comentó que a partir de los impasses en su clínica, el momento de su análisis y su relación con la Escuela se interesó en “La dirección de la cura” como tema para un futuro cartel. Giulietta propuso abordar el tema desde el estudio de casos, testimonios de pases, los momentos de la cura, entre otros, para empezar a responder aquellas preguntas que surgen en el encuentro con cada paciente.

En la discusión tras las primeras presentaciones se jugó con el malentendido del título de la noche para decir que el cartel es algo que “se busca” con deseo, como en el “wanted” inglés. También se convocó a los interesados a proponer sus propios temas pues para empezar basta con eso, el interés.

Tras el receso, la segunda mesa contó con la presencia de Ana Surichaqui, quien propuso investigar la “Ética y política del psicoanálisis lacaniano“. Ana hizo un breve recorrido por la orientación por lo real, la ética al servicio del deseo y la ética del acto, como aquellos puntos que diferencia al psicoanálisis lacaniano del postfreudiano y demás disciplinas psi.

A continuación, Renzo Pita, a propósito de su tema “El inconsciente y el lenguaje“, dio a conocer su intención de trabajar dos conceptos básicos de la teoría lacaniana. Luego, gracias a la conversación, se pudo rescatar la articulación entre teoría y práctica, dos aspectos indesligables.

Hacia el final de la noche, la Secretaría de carteles se puso una vez más a disposición a través de su correo electrónico cartelesnellima@gmail.com para responder a las preguntas y acoger el deseo despertado en la comunidad de nuestra sede.

Darío Calderón

Secretaría de carteles de la NEL Lima

VIII Jornadas de la Nel

Posted on Actualizado enn

Lo femenino

no solo es asunto de mujeres

 

El pivote irreductible de un análisis

Archivo adjunto al mensaje

24, 25 y 26 de octubre de 2014

Hotel Sol de Oro

Calle San Martín 305, Miraflores. Lima, Perú.

Con la participación de Gaciela Brodsky, Miquel Bassols y Marcus André Vieira.

Lo femenino encierra algo que no es del orden de lo armonioso en lo que llamamos actividad psíquica. Sabina Spielrein se expresaba así: “Sientes al enemigo dentro de ti (…). Es el propio ardor amoroso, que con una necesidad apremiante te fuerza a hacer lo que no deseas; sientes el fin, lo efímero, pero no deseas escaparte, ni huir lejos”. 

(Del argumento de las VIII Jornadas).

 

Leer el resto de esta entrada »