VIII Jornadas de la Nel

Lo femenino

no solo es asunto de mujeres

 

El pivote irreductible de un análisis

Archivo adjunto al mensaje

24, 25 y 26 de octubre de 2014

Hotel Sol de Oro

Calle San Martín 305, Miraflores. Lima, Perú.

Con la participación de Gaciela Brodsky, Miquel Bassols y Marcus André Vieira.

Lo femenino encierra algo que no es del orden de lo armonioso en lo que llamamos actividad psíquica. Sabina Spielrein se expresaba así: “Sientes al enemigo dentro de ti (…). Es el propio ardor amoroso, que con una necesidad apremiante te fuerza a hacer lo que no deseas; sientes el fin, lo efímero, pero no deseas escaparte, ni huir lejos”. 

(Del argumento de las VIII Jornadas).

Leer argumento completo

 

 

Costos:

 

Hasta el Congreso AMP(14-18 abril 2014) Después del Congreso AMP(14-18 abril 2014)
Profesionales USD 140.00 USD 160.00
Estudiantes Pre-grado(menores de 25 años) USD 110.00 USD 120.00

 

TEMAS Y EJES DE TRABAJO

Las VIII Jornadas de la NEL que llevarán por título, LO FEMENINO NO SOLO ES ASUNTO DE MUJERES. El pivote irreductible de un análisisempiezan a ser difundidas con entusiasmo en nuestra comunidad analítica, orientándonos al trabajo preparatorio. Queremos hablar de lo femenino, asumiendo la dificultad que conlleva. Sin retroceder, porque es el pivote de lo irreductible y lo incurable. Un campo situado más allá del falo y con él, más allá del Padre del Edipo y del sentido.  La idea es que conversemos, que averigüemos, que testimoniemos sobre el tema de lo femenino, del Otro goce, en nuestras sociedades y en nuestra práctica, y que sigamos construyendo así la ciudad analítica en que habitamos.

También Lima quiere hacerse oír en otros ámbitos comunitarios, llamar la atención a nivel de la comunidad limeña y peruana, sobre aquello que en el lazo social se ha reconocido como “feminización del mundo”.[1]

Ya pueden encontrar ustedes el argumento en el blog de la Nel Lima: https://nellimablog.com/2013/12/16/lo-femenino-no-es-solo-asunto-de-mujeres/ Como verán, se trata de una amplia conversación planteada en diferentes formas, entre nosotros mismos, pero no sin otros, es decir, otros con otras disciplinas y el público en general.

Las conferencias de nuestros invitados — Miquel Bassols (SOBRE LA AUTORIZACIÓN DE LA FEMINIDAD), Graciela Brodsky (EL GOCE FEMENINO Y LA MUJER HOY: “LAS DOS CARAS DE EVA”), y Marcus André Vieira (EL OTRO GOCE Y EL SÍNTOMA, desde ya provocan el interés. Asimismo los TESTIMONIOS COMO AE de Graciela y Marcus.

Contaremos con cuatro mesas de conversación en plenarias: Tres sobre el tema de nuestras jornadas y otra sobre un tema de formación.  La primera es sobre LO FEMENINO HOY. Aquí proponemos tratar tres cuestiones: 1) LA FEMINIZACIÓN DEL MUNDO. 2) EL AUTISMO DEL GOCE vs. LOS FENÓMENOS DE MASA ACTUALES. 3) EL SUPERYÓ DE LA ÉPOCA, ¿ES FEMENINO? Convocamos a la conformación de un cartel por cada uno de estos tres puntos. Podrán inscribirse Miembros y Asociados a las Sedes y Delegaciones. Los interesados pueden  proponerse enviando un e-mail a la Comisión Epistémica (Los correos electrónicos los encontrará al final de este comunicado).

La segunda conversación será con otras artes y disciplinas para tratar sobre las formas en que se presenta la“ASPIRACIÓN A LA FEMINIDAD” en ellas. Lacan persiguió en esos otros espacios culturales esas manifestaciones que exceden al orden de las formaciones del inconsciente, propiamente dichas. Le seguiremos el paso a Lacan para argumentar y avanzar en nuestra elaboración a partir de escucharlas, verlas, sentirlas. Proponemos la conformación de un equipo, orientado por Marita Hamann y Johnny Gavlovsky, que rastree y explore, junto con otros,  ¿QUÉ ARGUMENTO DE LO FEMENINO NOS OFRECEN EL ARTE Y OTRAS DISCIPLINAS EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS? Si usted cree que puede hacer un aporte en esta dirección, únase a ellos, comuníquese con ellos.

Las otras dos conversaciones son un desafío. La tercera trabajará las consecuencias de aquella afirmación de Lacan: “LA POSICIÓN ANALÍTICA ES LA POSICIÓN FEMENINA”. Y La cuarta mesa será sobre la práctica del control bajo la pregunta, ¿POR QUÉ AÚN VA USTED A CONTROL? Invitamos a los psicoanalistas de la NEL que deseen darnos su aporte y puedan testimoniar de ello desde “la enunciación”.

Dispondremos de toda la jornada de un día, el sábado, para 64 trabajos individuales que se expondrán en forma ordenada, en 4 salas simultáneas, dos por mesa, según dos grandes ejes: I. LO FEMENINO Y EL LAZO SOCIAL CONTEMPORÁNEO, y II. LA PRÁCTICA ANALÍTICA Y EL GOCE FEMENINO.

Será la posibilidad de examinar, con la riqueza del detalle social o clínico, aquellos conceptos estrechamente relacionados con el goce femenino: “El trauma”, “El estrago”,[2] “El superyó”, “El acontecimiento de cuerpo” y “El funcionamiento sinthomatico”.  Cinco conceptos que plasman el argumento y los ejes de estas Jornadas y que constituirán el sesgo específico de los temas a debatir.

Los trabajos serán sometidos a un parámetro de extensión: máximo 6000 caracteres, incluidos los espacios, fuente: Times New Roman, tamaño 12. Posteriormente se fijará la fecha límite de recepción de propuestas e iniciar la selección. Todos los psicoanalistas Miembros y Asociados de nuestra comunidad podrán proponer su trabajo. En el último número de la revista Bitácora Lacaniana No. 2, de noviembre de 2013, la Comisión Epistémica  ha publicado un artículo con un argumento y con referencias bibliográficas que seguramente les será de utilidad.

A continuación encontrarán el desarrollo de los dos grandes ejes planteados, lo social o lo clínico, y sus agrupamientos, así como algunas referencias bibliográficas que pueden orientarlos.

 

I. EL LAZO SOCIAL CONTEMPORÁNEO Y MUTACIONES DE GOCE: El goce femenino está más lejos del deseo, de los ideales culturales, y más próximo a un Otro no afectado por la falta. La lógica con la que opera el ser hablante para establecer el lazo social que conocemos, hace de límite y marco parcial al Otro goce; es así que encontramos hoy sujetos tomados por una variedad de ofertas terapéuticas que los capturan por un tiempo, los mismos que suelen tener un aire seudocientífico cuando no seudomístico. Pero no-todo del Otro goce es regulado por esa vía porque una parte permanece inasible. Lo inasible femenino es precisamente lo que se encuentra más cerca de lo real, por fuera de la dimensión del intercambio, menos tomado por los ideales que constriñen a los ciudadanos.

Si la realidad se aborda con los aparatos del goce, ¿cómo afecta el goce femenino los lazos entre las parejas, las familias, las instituciones? ¿Cómo determina una pluralización actual de las formas de relación que suplen lo que no hay?, ¿Cómo interviene en el establecimiento de las diferentes comunidades?

I. A. La pareja y la familia: Antes la unidad básica de relación social era la familia y ahora es la pareja, pero hay que entender la pareja separándola de la satisfacción sexual, hay muchos modelos de pareja compatibles con ser célibe”.[3] El amor real, que es el amor sin piedad, sin garantías, no localiza la pérdida de una manera que permita utilizarla, y su único límite es la sobredosis. Por otra parte, y puesto que el amor jamás está garantizado, muchas parejas buscan la formalización simbólica de la relación que mantienen a través del matrimonio, incluidas las comunidades LGBT.

I. B. Relación madre – hijo: “Para Lacan, la investigación sobre la sexualidad femenina era una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de los niños”.[4] El niño está directamente comprometido, desde su propio cuerpo, en la dimensión del goce que habita en la mujer que es su madre. Lacan señala al respecto: “No es la relación del niño a la madre la que está en juego, sino la relación a ese otro en posición de Otro (Real). Ella, la mujer, opera con algo que incumbe un más allá del significante fálico, con algo que está fuera de sentido”[5]; sin duda, esto tendrá efecto en la construcción de lo real para el niño.  Del lado de la madre, señala Miller: ¿Qué sería una verdadera mujer? (…) en el sentido de Lacan, una mujer se mide por su distancia subjetiva de la posición de la madre. Porque ser una madre (…), es para una mujer querer hacerse existir como La (…) mujer en cuanto tiene”.[6] A su vez, ser el objeto de la dilección materna tiene consecuencias impredecibles.

Es importante señalar que relación entre la madre y la hija suele estar signada por la devastación. La niña pide a la madre, en primer lugar, un amor exclusivo que inexorablemente deviene en decepción, lo que despierta su hostilidad, decía Freud, pero esta demanda insiste, trasladándose posteriormente a la relación con la pareja amorosa. ¿Qué dificultades y soluciones se verifican actualmente respecto a esta indicación?

I. C. Homosexualidades y otras sexualidades: Todo el mundo se acuesta con todo el mundo pero, ¿se acuesta con lo femenino? Lacan utilizó el neologismo “Hommosexuelelle[7]  — cambiando la raíz griega (omós), que significa “igual”, por la raíz latina (homme=hombre) — para indicar que el ser humano “paratodea” con el fin de no vérselas realmente con un goce radicalmente Otro.  En cambio, el “heterosexual” como lo afirma en “El Atolondradicho” “es el que, sea hombre o mujer, gusta de las mujeres sin estar prometido a ellas por una relación que no existe”.

Añadimos a este punto una sugerente línea de trabajo planteada por Lacan en “Ideas directivas para un Congreso sobre la sexualidad femenina”[8], en la que, apoyándose en el movimiento de “las Preciosas”, sugiere que la homosexualidad femenina puede dar lugar a un movimiento distinto a la entropía que caracteriza a la homosexualidad masculina.

I. D. Comunidades de goce, nuevas ideologías y nuevas terapias: Las formas de goce diferentes al estándar se agrupan en esferas o guetos más allá de lo privado. Una suerte de rechazo generalizado a consentir en hacerse representar por un significante válido ante el Otro, el anhelo de mantener cierta unicidad y de defender cierta originalidad, sumado a lo inasible del goce real,  deja ocasionalmente al sujeto como síntoma del Otro antes que ocupado en su sufrimiento.

El uso de tatuajes, ciertas manifestaciones artísticas, la preponderancia de los vínculos virtuales a través del internet, las organizaciones en pandillas o en defensa de un orden allí donde la institucionalidad fracasa, etc., son parte de la serie de manifestaciones que responden a su propio modo, al declive de la autoridad y de la función del padre, y encarnan un goce que no se ordena en el par falo-castración.

II. LA PRÁCTICA PSICOANALÍTICA: La generalización de la fórmula de la sexuación del lado femenino implica que no-todo el goce está sometido a la castración, ¿Cuáles son las consecuencias en la práctica psicoanalítica? El significante, aquí, es del orden de la letra como materia, el síntoma es letra que fija el goce fuera del inconsciente, y la angustia es señal de un real que ex – siste al sentido. Estos virajes  incidirán en modificar nuestra orientación de la cura y la interpretación que practicamos.

La práctica clínica contemporánea se ve confrontada con una diversidad de síntomas que no se avienen al desciframiento del inconsciente así como ante el tratamiento de sujetos que no consienten al establecimiento del lazo transferencial o que lo hacen con gran dificultad. Este hecho no elimina la clínica diferencial, pero obliga a replantearse la clínica y su práctica teniendo en perspectiva esta dimensión del goce femenino. El goce femenino participa en la forma como se inscribe la satisfacción de lo corporal en el ser hablante, es un goce que no cesa de no escribirse y que persiste como resto sintomático.

Convocamos bajo las preguntas: ¿Qué encontramos hoy los psicoanalistas en nuestra práctica más allá del goce fálico en los tipos clínicos clásicos y en las formas contemporáneas del síntoma? ¿Cómo es la experiencia contemporánea de un análisis?

II. A. Histeria y obsesión: La demanda de amor entre las mujeres, particularmente, las enfrenta con el hecho de ser “no-toda”, lo que puede resultarles insoportable. Podemos reconocer en los campos del deseo y del amor histérico, una extensión en la que domina el pasaje al acto, el estrago, el arrebato, el misticismo, allí donde el goce está liberado de la creencia en el falo; allí donde algo las aniquila. En el obsesivo puede leerse una defensa contra el goce femenino; el síntoma puede provenir de la construcción de un aparato de goce que intenta suprimir lo irrepresentable del goce o, a la inversa, la expresión misma del modo en que el sujeto se encuentra atravesado por un goce ilimitado. La solución obsesiva está sostenida en la exacerbación de la tradición mientras que se produce una ruptura o clandestinidad arraigada.

II. B. Psicosis: En las psicosis no hay goce fálico, entonces, el goce femenino está presente sin mutaciones que lo localicen: se dispersa por el cuerpo y los órganos empiezan a hablar. Puede orientarse, a su propio modo, al llamado “empuje a la mujer”, que se comprende como “aspiración a la feminidad” en las psicosis.

II. C. Síntomas contemporáneos: El psicoanálisis como el capitalismo son discursos que animan a cada uno a producir su singularidad, su excepción, pero cada uno lo hace de forma diferente.  El psicoanálisis se basa en que no hay satisfacción plena y no existe una norma para lograrla, “entonces le queda a cada uno inventar una solución particular que se apoya en su síntoma”.[9] El discurso del consumo por el contrario, promueve el derecho al goce sin prohibición; la satisfacción tiende a liberarse de los lazos sociales tradicionales y también del acto de la palabra. El sujeto queda así a merced del discurso capitalista, el cual opera como el superyó con su imperativo: “¡Goza!”. El despilfarro,[10] como señala Lacan, es su paradigma y a la vez, es el origen de una serie de síntomas que parecen estar especialmente vinculados a la pulsión de muerte. En muchos de esos síntomas encontramos versiones polimorfas de una sexualidad que no queda organizada por el fantasma. Algunos otros síntomas no son tampoco del todo nuevos, pero es indudable que el lazo social contemporáneo parece favorecerlos, tales como la anorexia, el fenómeno psicosomático, las fibromialgias, las adicciones, la hiperactividad, el pasaje al acto, etc.

IID. La experiencia contemporánea del análisis: “La experiencia contemporánea del análisis (…) se prologa de una manera por completo desconocida, impracticada en tiempo de Freud. De ahora en más, nuestra experiencia pone al analizante en lucha con aquello que de su goce no produce sentido, con lo que permanece más allá de la caída del objeto a, con el Uno del goce”.[11] Lo contemporáneo de la experiencia analítica ofrece respuestas a un interrogante: ¿cómo en la reiteración del Uno, en la pura adicción, allí donde no tenemos leyes y Lacan formula que lo Real es sin Ley, es posible alcanzar  un trozo de real como producto del trabajo analítico? En este eje se podrá testimoniar cómo es posible circunscribir y atrapar un real en las vueltas dichas del trabajo analítico.

Entonces, si usted es miembro de la AMP o asociado a una de nuestras Sedes o Delegaciones, lo invitamos a considerar desde ahora, aprovechando esta temporada de vacaciones, cómo es que va a participar, cómo es que se va a unir al trabajo, cómo va a contribuir. Como ven, hay una variedad de opciones y debemos concretarlas. Les pedimos a cada uno de ustedes enviar una nota a la Comisión epistémica haciéndonos saber cómo imagina su participación y de qué forma podemos contar con ustedes. Pueden establecer contacto con alguno de los miembros de la Comisión epistémica cercano a su Sede, ellos le orientarán y servirán de puente para lograr su colaboración y participación.

Saludos y felices fiestas,

Comisión Epistémica, VIII Jornadas NEL: José Fernando Velásquez, jfvv1916@gmail.com, Clara María Holguínclara.maria.holguin@gmail.com,  Marita Hamann maritahamann@yahoo.com, María Hortensia Cárdenasmhcardenas@gmail.com, Elida Ganoza elidaganoza@gmail.com, Fernando Schutt fernandoschutt@hotmail.com, Johnny Gavlovski gavlo7@yahoo.es, Jimena Contreras, jimenaco@gmail.com

 


[1] Miller, J.- A., Curso de la Orientación Lacaniana, 2011, “El Ser y el Uno”, inédito.

[2] Podemos entender el estrago como la relación con el objeto a la manera de una exigencia “por derecho”, exento de la dimensión del intercambio.

[4] Laurent, E., Hay un fin de análisis para los niños. Colección Diva, Buenos Aires, 1999. Pág. 168.

[5] Lacan, J., El Seminario, Libro 20, Aun. Paidós, Buenos Aires, 1981. Pág. 96.

[6] Miller, J.-A., “De mujeres y semblantes”. En: Conferencias porteñas 2. Paidós, Buenos Aires, 2009. Pág. 101.

[7] Lacan, J., El Seminario, Libro 20, Aun. Paidós, Buenos Aires, 1998. Pág. 102.

[8] Lacan, J., Ideas directivas para un congreso sobre la sexualidad femenina. En: Escritos 2.  Buenos Aires,  Siglo XXI Editores, 1975.

[9] Laurent, E, Principios rectores del acto psicoanalítico. Tomado de AMP-UQBAR, Ornicar? Digital. Nº 293

[10] Lacan, J, El Seminario, Libro 20, Aun. Paidós, Buenos Aires, 1981. Pág. 11.

[11] Miller, J-A, Seminario “El ser y el Uno”. Inédito. Clase del miércoles 30 de marzo del 2011.

Anuncios

5 comentarios sobre “VIII Jornadas de la Nel

    Alejandro Rodríguez escribió:
    24 marzo, 2014 en 12:51 pm

    Hola, me gustaría saber qué tengo que hacer para reservar mi lugar en Perú.

    Espero su respuesta.

    Gracias.

    Me gusta

    Cristina Borda escribió:
    7 abril, 2014 en 4:39 pm

    Cómo me inscribo desde Bolivia

    Me gusta

    Karina Mancovsky escribió:
    1 mayo, 2014 en 5:11 pm

    Hola; quisiera saber cómo inscribirme desde Argentina. No estoy asociada a ninguna escuela de psicoanálisis. ¿Puedo inscribirme igual? Muchas gracias
    Karina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s