EXPERIENCIA DEL TALLER DE PÚBERES Y ADOLESCENTES AUTISTAS por Roberto Galván y Claudia Pérez

Posted on

Edit-7932Muy buenas noches, antes de comenzar con la exposición queremos agradecer a Elida Ganoza, directora de la Nueva Escuela Lacaniana de Lima y Coordinadora del Grupo de Investigación de Psicoanálisis y autismo Lima; por la invitación a presentar la experiencia, que a lo largo de este año nos ha llevado a trabajar con cinco púberes y adolescentes autistas en el espacio que logramos armar con el Grupo de Investigación.

Ahora, nos gustaría contarles, a modo de breve reseña, cómo surge este espacio y cuáles son las preguntas que lo animan. Este espacio, nuevo para nosotros, aparece en un contexto muy específico. Es en abril de este año, en el marco de la celebración mundial del autismo, que, en el grupo de Investigación de Psicoanálisis y Autismo  organizamos una serie de presentaciones sobre adolescencia y autismo. En esas reuniones, seguimos las experiencias de Sam Gardner, protagonista de la serie Atypical, para que junto con quienes nos acompañaron durante nuestras conversaciones, fuéramos tratando de desenmarañar la singularidad y las formas en que un adolescente autista va sorteando su relación con los otros, con la escuela, los conflictos, el amor, la sexualidad, etc.

Estos encuentros tuvieron un doble efecto: Por un lado, el de retornarnos la pregunta sobre qué es lo que pasa con los autistas después de la infancia y, por el otro, por parte de los mismos adolescentes y sus padres, sobre el ¿qué-hacer del autismo en la adolescencia?

Logo grupo AutismoEl discurso de los expositores allí vertido hizo eco de un imposible de transmitir de los adolescentes, haciendo de puente entre ellos y el discurso de sus madres, aunque no sólo de ellas. Los adolescentes nos hablaron de sus gustos, sus aficiones, y la tensión que entre ellos y la familia, que buscaba en algunas oportunidades retirarle sus objetos, con la finalidad de conducirlos a la normalidad. La idea de crear el espacio surge de la conversación como equipo de estos decires, de su importancia y de la dimensión del malestar para estos adolescentes, frente a la cual propusimos un espacio para alojar esta palabra por la vía de la recreación.

 

La resonancia de nuestras preguntas, puso en evidencia la ausencia de un lugar que aloje los modos diversos que tienen las personas con un funcionamiento autista de experimentar la llegada de la pubertad y la adolescencia.

Este espacio, llevado sábado a sábado, apostó por generar un encuentro entre púberes y adolescentes, distintos unos a otros, pero identificados por el diagnóstico de autismo y específicamente asperger.

Lacan planteó que el sujeto autista es, en primer lugar y a pesar de lo que generalmente se piensa, un sujeto que tiene algo que decir. Es un sujeto que vive y se debate en un mundo de lenguaje que le resulta tan inhóspito como, a veces, indiferente. Un mundo con sus leyes propias, leyes que debemos ir aprendiendo a descifrar en cada caso.

En este sentido, en el taller se ha buscado darle a cada sujeto un lugar de excepción, cada uno es diferente, cada uno tiene un funcionamiento único y singular. Cada cual tiene sus maneras de afrontar los impases inherentes o contingentes de la vida, ésta es la premisa que nos orientó en la realización del taller.

Reconociendo el modo singular del sujeto para hacer lazo con el Otro, con sus condiciones de estar en el mundo, en el taller se intenta no ir en contra de estas formas, buscando no forzar sus propias maneras establecer la relación. Esto implica que, en ciertos momentos de apartamiento de los sujetos de las actividades del taller, alojamos con paciencia su distancia. En otros momentos, planteamos una invitación de manera indirecta, o cargada de humor. Nuestra apuesta fue construir un espacio que albergue a cada joven, respete sus opiniones, gustos y manifestaciones de estado de ánimo, un lugar donde podían reír, jugar a las cartas, otros juegos de salón, bromear, molestarse entre ellos, enfadarse frustrarse, excluir al otro de sus intereses, así como servir el refrigerio entre varios, untar manjarblanco en masa de alfajores, untar galletas con queso y mermelada para luego compartirlas y comérselas, para luego limpiar y ordenar el espacio usado.

Logo Observatorio FAPOLEste alojar el impase ha sido el signo distintivo de nuestro espacio. Lejos de impedir el próximo encuentro, el impasse lo precipitaba, y les permitió apropiarse del mismo, aceptando en la rutina un lugar para la contingencia.

El taller no es un espacio de consulta ni de análisis, sin embargo la pregunta por el deseo de los que conducen el espacio no sólo estuvo de entrada, sino que las vueltas en torno a la misma han sido fecundas para instalar los modos de abordaje tanto de las actividades como del respeto que se busca tener con cada participante adolescente del espacio.  La posición que hemos asumido al conducir el espacio del taller y nuestro modo de proceder,  nos ha parecido importante mantenerlos a distancia de la posición del educador, ya que pensamos de acuerdo con lo que afirma el psicoanalista Jean Claude Maleval, en su libro “El autista y su voz”, que la tendencia espontánea del educador es mantener un deseo de ser una figura siempre presente, que sabe con anterioridad lo que el adolescente necesita y cuyo saber promueve el bien del sujeto, un bien que el educador considera sin tener en cuenta lo que el sujeto implicado, desea. Este saber del educador se rige por las etapas del desarrollo que se esperan en un adolescente, un saber orientado hacia la normalidad, donde lo que se tiene que tener en cuenta es el ajuste a la norma social, educativa, familiar desde lo ideal, sin tener en cuenta el tiempo lógico y el funcionamiento subjetivo singular de los sujetos.

Al dirigir el taller, han existido momentos donde lo imprevisto nos ha tomado sin estar advertidos, sin embargo las conversaciones programadas que sobre el taller entre los integrantes del  Grupo de Investigación llevábamos a cabo, nos permitió preservar una orientación en este tipo de circunstancias.

Una sorpresa grande para nosotros es el lugar que los participantes daban al espacio del taller. Fue el caso de dos hermanos, de 12 y 13 años aproximadamente, los cuales al viajar al interior de nuestro país, buscaron estar presentes en el espacio, compartiendo con aquellos que estaban en Lima, llamándolos por teléfono.

El nombrar, por ejemplo, el espacio como “el taller de terapia” según uno de nuestros participantes de casi 18 años, universitario, que le cuesta hacer amigos, nos muestra el lugar privilegiado que el sujeto da al espacio. Él no se pierde ningún sábado el taller, existen actividades como los paseos que no le gustan, lo que lo puede llevar a fastidiarse y expresar su malestar. Sin embargo, al pasarlo por la palabra logra encontrar un modo de incluirse. Pese a esto, el sujeto no deja de darle un lugar importante al espacio, repercutiendo en su deseo de hacer lazo, al punto de preguntarnos “¿qué se hará el próximo año en el taller?”.

Y antes de finalizar esta presentación quisiéramos mencionar tres actividades que han sido relevantes para los jóvenes y para nosotros. Una es la salida conjunta  al restaurante Comixs, donde pasamos un momento muy divertido. También los adolescentes pusieron el cuerpo en movimiento en unos paseos al parque, en los cuales realizaron juegos al aire libre. Por último, pudimos contar con un maestro de yoga, que dio dos clases de yoga, que a pesar de los pronósticos resultó ser una experiencia que los adolescentes no olvidarán, ni olvidaremos tampoco nosotros.

La apuesta en acto, en el taller, del desafío que implica el encuentro con el autismo donde no existen guías, manuales o recetas infalibles a la hora de albergar esos intentos de lazo social con el otro, que debemos escuchar y aprender a leer, para acompañar en la tentativa de solución que el sujeto autista va encontrando para estar en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s