Ecos de las X Jornadas de la Nueva Escuela Lacaniana por Mackling Limache

Posted on Actualizado enn

45491531_2014740125239002_6188497503541788672_oMéxico albergó durante varios días una comunidad viva que se puso a trabajar sobre el tema de las Jornadas, la hospitalidad y el cariño de los colegas de las diferentes sedes nos hizo sentir como en casa, y es que presentación tras presentación, caso tras caso, trabajo tras trabajo y cada uno de los testimonios del pase de nuestras tres AE´s  fueron un acontecimiento para nuestra Escuela y -como no- para los cuerpos de -cada uno- que los escuchamos, además de la notable interlocución que se provocó fue un momento de bordeamiento de una pregunta albergada en el seno de la Escuela –¿qué es un analista?-y una puesta en acto de lo que Lacan1 decía sobre la enseñanza en psicoanálisis que no puede transmitirse de un sujeto a otro sino por los caminos de una transferencia de trabajo, es decir, en una experiencia de Escuela y -ésta vez- nuestras Jornadas nos lo permitieron.

No ha sido un frabulloso2 día, sino tres… tal vez un poco más, el Seminario del INES y la Conversación Clínica nos dejaron enseñanzas sobre la sexualidad femenina, la presencia del analista y la actualidad de su discusión/conversación, cuestionándonos -de la buena forma- también nuestra práctica clínica. Una mención especial para el control que tuvo su lugar en la conversación clínica y en los casos presentados durante las Jornadas.

Para algunos podrá haber sido, como Maria Marie Hélène Brousse, tal vez, un cierre para el trabajo de la madre -esperemos que no-, para otros como Raquel Cors, el inicio de una serie de testimonios que nos provocarán estudiarlos y escucharlos, y podríamos seguir y seguir… pero uno ¿con qué se queda? -me pregunto- me quedo con el deseo -decidido y renovado- de sostener la causa analítica, nuestra Escuela y -por supuesto- el análisis.

 

1 J. LACAN, Acta de Fundación; http://elp.org.es/wp-content/uploads/2013/02/1D_Textos-Fundacionales_Acta-de-Fundacion.pdf, pág. 8.

2 Proviene del inglés frabjous, neologismo del poemario “Jabberwocky” de Lewis Carroll, el término hace referencia a lo bello, fabuloso y gozoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s