Reseña de la presentación del trabajo “El caso único en la medicina: El caso Shirley, la violencia en la institución médica”

Posted on

Grupo de trabajo sobre el eje de violencias de la NEL Lima[1]

image.png

Como parte de las conversaciones previas a las IX Jornadas de la NEL a desarrollarse en Guayaquil, el Grupo de trabajo sobre el eje de violencias de la NEL Lima presentó el trabajo “El caso único en la medicina: El caso Shirley, la violencia en la institución médica”. Elaborado de manera polifónica, la brújula que orientó el trabajo fue la lectura y puntuación de un acontecimiento que, desde sus consecuencias, agujerea el saber médico.

Una primera pregunta direccionó la presentación, ¿qué lugar ocupa lo singular dentro del tipo de tratamiento que en la actualidad ofrece la medicina? Pautado por el seguimiento de protocolos y medidas estandarizadas, la medicina, desde un movimiento moebiano, no da cabida al detalle del caso clínico ni a la posibilidad de formularse una pregunta dirigida al gremio médico que opere como pivote que conduzca su propia formación. Dejando de lado la complejidad inherente, y por ende la singularidad del caso, la respuesta del gremio médico a la intervención practicada a Shirley precisó que se había actuado siguiendo todo lo que los manuales y hospitales de atención pública especializada indicaban hacer en casos similares.

Esta desatención del caso por caso condujo a una segunda pregunta, ¿cómo leer las consecuencias que se desprenden de la intervención quirúrgica a la que Shirley fue sometida y por la cual perdió sus extremidades? A modo de respuesta, el Grupo de trabajo resaltó un primer elemento centrado en la violencia ejercida contra ella, y contra otros pacientes, por parte de la estandarización de la atención médica, operación que se funda en la burocratización de una lógica biopolítica de intervención. Ignorar la singularidad del cuerpo de cada paciente, y del un Real en juego, muestra el ejercicio de una violencia sustentada en un saber ofrecido para “todos por igual” en tanto sujetos de derecho. Parafraseando a Laurent, se precisó que todas las formas de burocracia se fundan, de una u otra manera, en el saber. De este modo, desde que éste sustenta determinado lazo social, se tiene en realidad un saber supuesto; es decir, nadie está forzado a saber verdaderamente.

Seguidamente se abordó un segundo elemento asociado esta vez a la reacción del gremio médico frente a las críticas recibidas. Por un lado, elaboraron pancartas con el sintagma “no somos criminales” y, por el otro, rechazaron toda crítica por parte del Otro en base a su saber experto. Lo que unió ambas respuestas fue una lógica de après-coup, según la cual se diría: no somos criminales, somos expertos. Se trata entonces de una defensa apasionada que no quiere registrar la falta ni asumir responsabilidad alguna. El gremio médico deja entrever la pasión que lo guía al defender un saber que pretende asegurar la inexistencia de fisuras, desconociendo la dimensión de la falta inherente a todo discurso.

Un tercer elemento desarrollado se vincula a cómo el tratamiento orientado por el protocolo en el caso Shirley afectó, de manera general, la relación de los pacientes con su enfermedad, así como con el sistema de salud que los trata. Un número cada vez mayor de pacientes habría manifestado su desconfianza frente al tipo de tratamiento que estaría recibiendo, expresando por ejemplo su negativa a someterse a diferentes intervenciones quirúrgicas. Dichos casos darían cuenta de la muerte de la relación médico – paciente, la cual menoscaba o derrumba la confianza puesta en el saber médico.

Se abrió finalmente la conversación a los asistentes, momento en el que en primer lugar se resaltó el valor de lo singular, en este caso dirigido a la comprensión de la anatomía y de la biología humana. De esta manera, el cuerpo no se restringiría a su imagen especular ni a su articulación simbólica, sino que también alojaría al registro real como acontecimiento que lo constituye de manera contingente.

Rescatar y privilegiar esta dimensión del caso por caso orienta precisamente la acción lacaniana, la cual se enfoca en agujerear el saber promovido por la medicina en tanto expresión del discurso de la tecno-ciencia. El psicoanálisis de orientación lacaniana habita por lo tanto del lado de un saber hacer ahí con eso; un saber que, lejos de asumirse como estandarizado, opera siguiendo una lógica de bricolaje. Retomando a Freud, el psicoanálisis sería como una partida de ajedrez en la que únicamente habría reglas para el inicio o el final, mientras el desarrollo del juego en sí es único al estar abierto a múltiples posibilidades.

En segundo lugar se señaló que el deseo del médico, y en consecuencia la clínica y el paciente, han sucumbido ante el advenimiento de la protocolarización de la atención. No hay cabida para el sujeto en ninguna orilla; modalidad que promueve una lectura pasional en la que el Otro, amparado en la repetición de sus protocolos, goza sin concederle una dimensión subjetiva al paciente ni al tratante. Ante la pregunta ¿hay médico?, se responde “no somos asesinos”. El lugar del médico está deshabitado, aunque se encuentra saturado de protocolos. Entre otras razones, esta lógica explicaría la expansión de nuevas terapias que apelan a distintos recursos para captar pacientes.

Finalmente, se resaltó cómo los afectos que tocan el cuerpo, particularmente la angustia, posibilitarían generar un tipo de lazo social distinto de aquél promovido por la identificación a significantes amo.

.

[1] El Grupo de trabajo sobre el eje de violencias de la NEL Lima está conformado por Alfonso Gushiken, Roberto Galván, Luis Alberto López, Pilar Cerna, Walter Brunstein, José Quispe Coronel, Lucía Denegri, Carlos Flores Galindo y Jose Miguel Ríos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s