Comentarios sobre “El Relieve de la voz” de Araceli Fuentes

Posted on

Por Cecilia Izquierdo Ortega

araceli fuentes.jpg

El texto o testimonio de Araceli Fuentes se presenta en la sesión titulada “Restos sintomáticos “del 17 de enero del 2013, del espacio veladas del pase, enmarcado en la actividad Conversación sobre el pase, en la Sede de Barcelona de la comunidad de Cataluña de la ELP.

En el testimonio de esta AE encontramos algo que se presenta con frecuencia en otros testimonios, la pregunta por y el encuentro con el sinthome, desarrollo ligado al último tramo del análisis. Entonces, testimonio y sinthome se encuentran en íntima relación en donde no solo se transmite el final de un análisis, puntos decisivos en la historia del sujeto, los momentos cruciales del análisis, la transferencia, entre otros, sino que también como el trayecto que permite decir algo sobre lo real o nombrar un trozo de ello, de lo real, de lo incurable y del modo con el que se sostiene con él en la vida.

Araceli Fuentes desarrolla en el testimonio como se produce su sinthome y como aparecen los restos sinthomaticos, pensando en el sinthome como lo más singular y como un goce opaco, sin nombre, que se encuentra fuera del Otro y del sentido. Como en la cita que toma de Jacques Alain Miller sobre la invitación de Lacan en el seminario El sinthome, en donde dice: hay que dejar un relieve, un relieve siempre queda en la medida en que cada uno es sin parecido, y que su diferencia reside en la opacidad que siempre permanece.

El relieve de Araceli, el relieve que hay, el relieve que deja es un producto único, el relieve de la voz. el análisis o el fin no es equivalente a la extinción total o a la obtención de un mismo producto para todos, por ello señala que el pase es del orden del no todo, hay un producto único, un resto opaco e irreductible porque no llama al sentido.

Si no viene del sentido, de donde proviene el sinthome puede ser una pregunta, cuya respuesta posiblemente solo pueda ser vivida por el sujeto que realiza el recorrido del análisis hasta el final y que quiera dar cuenta de su final en la escuela. Araceli cita a Lacan para responder de alguna manera a la procedencia del sinthome, dice: lacan habla del sinthome como acontecimiento del cuerpo…, se trata de un goce experimentado en el cuerpo, una especia de energía. Entonces el sinthome viene del propio cuerpo, es un acontecimiento de cuerpo señala producido primero entre lalengua y el cuerpo.

La analista señala que su análisis ha sido equivalente a la escritura de un duelo ya que, por distintas situaciones, de pequeña se queda huérfana de madre, no logra hacer el duelo, siendo que además desde muy niña estuvo presente la mirada de la madre muerta a través de lo que las vecinas dicen al encontrarse con ella, sisumadrelaviera. Hay un goce que se escribe en el cuerpo, pero en su caso el goce cobra el valor del número, de un sello, que no llama al sentido. Pero a pesar de que no hace síntoma, hubo una palabra dicho, una frase o pienso un ruido que queda como una marca en el cuerpo, pero del estatuto de lo indescifrable, entonces parece el fenómeno psicosomático y la enfermedad tan grave.

Había muchísima mortificación y sufrimiento al estar en la mirada de la madre muerta, la pienso como una energía negativa que va en contra ella misma. Pienso en cierto empuje a la muerte, el cual se transforma en este empuje de lo vivo en el cuerpo, en el empuje a decir irrefrenable, que da cuenta de lo viva que estaba hacia el final del análisis.

La energía del cuerpo que surge hacia el final se asocia con la frase producida en el sueño en donde la analista suelta la frase enigmática. El sueño inicia con los restos de un duelo, voy a hacerle una fiesta y un homenaje a mi marido dice la analista, continua con la respuesta: voy a hacer el pase, y aparece la pregunta de la analista, qué hay del relieve de la voz. El sueño anuncia un resto, lo que hay, el relieve que hay, resto asociado al acontecimiento del cuerpo, al empuje que experimenta en el cuerpo, una fuerza y una energía por lo vivo que en su caso toma la forma de un empuje a decir irrefrenable.

Este resto es un resto de goce opaco, lo que constituye lo más singular de esta analista, el relieve de la voz, presencia de que un real exsiste a lo simbólico, va por fuera, y del que no se puede decir que es. No es un simple resto, no son las migajas sino un nuevo modo de goce producido en el análisis. En su caso, en su tránsito hay una escritura del goce especifico al síntoma, de la mirada escrita en el cuerpo como mancha-lesión, algo puede cifrarse de ese goce relacionado con el duelo y la mirada de la madre muerta, el que se actualiza en la muerte de padre.

El sínthome es producto del análisis, producto hecho a partir de lo que se escribió en el encuentro entre lalengua y el cuerpo, nueva escritura podría llamarla, invención singular sin el Otro, esa escritura tiene un relieve, el relieve de la voz. Como ya hemos señalado, está la mirada de la madre muerta a través de la frase de las vecinas, aysisumadrelaviera, pero esta mirada vela la dimensión invocante, es una mirada invocante, que fue necesario que se dijera.

La mirada que no se separa del cuerpo, de la madre muerta, es tratada en una intervención sobre el acting out del robo del niño de la mirada de alguien que iba a morir, la interpretación separa la mirada de la visión, en, ella no lo va a ver crecer, él no la va a ver morir. Inscribe un límite a lo que se puede ver. Se da una modificación en el nudo, se separan lo real y lo imaginario, antes en continuidad.

La analista oye algo, pero olvida lo que se dice. Se introduce la cita de lacan, que se diga queda olvidado tras lo que se dice en lo que se oye. La interpretación separa y surge lo que se dice, como en el… no la va a ver morir (visión). Acto seguido, señal de algo que olvida, un fenómeno del cuerpo relativo al cambio producido en la voz, relacionado con el sueño el día que le bajaron el volumen a Paris, tal cual dice que sintió que le habían bajado el volumen a la ciudad. Su voz había cambiado, se mostraba más apaciguada, suave y más metonímica.

El síntoma del dolor de oídos estaba relacionado con la frase de su infancia, escuchada con malestar. Apuntaba a una intolerancia al ruido, a un ruido en el cuerpo, pienso al ruido del goce especifico que no podía moverse en su condición de número, como el de un sello. Apareció desde pequeña la búsqueda de la palabra fulminante, de la palabra que mata o daña, vivía preocupada del bien decir.

Hay un compromiso con la voz incluso a pesar de la angustia por falta de garantías lo que le sucede cuando su analista deja la amp y funda una nueva escuela, ella optó por una posición propia, no cambiar de analista, pero no seguirla a la nueva escuela y seguir en la amp. Elige según su deseo y ella evita el malestar.

Otra dimensión de la voz resulta la superyoica, tratada por vía de la lógica, en donde a través de una interpretación deshace el saber ligado a una certeza relacionado por el para todos, respecto a saber qué es un hombre y qué ser una mujer. A partir de esto, aceptar la lógica del no todo puede acceder a la conclusión de la cura, lo señala como una necesidad para el final, además de ser un medio para tratar el superyó. Sin esta operación la voz no se vacía, no se articula a lo imposible de decir, articulación necesaria para el funcionamiento del sinthome como empuje a decir. Se da un cambio de lógica, diría que pasa de la lógica fálica al goce opaco, mostrado en el sueño de situarse en una serie en la que puede ser una entre otras, lo que la satisface.

Si quiere nombrar su travesía del análisis lo dice así, la inversión del dolor de oír, que está en el síntoma, al empuje a decir del sinthome.

Con el empuje a decir, con el relieve de la voz, trata de saber hacer la analista, lo que requiere una decisión cada vez y si no hace uso de ello puede ser costoso. Lo real se presenta para ella de una determinada manera, que tiene que ver con la voz, con palabras que hieren., para cada uno lo real se presenta como acontecimiento del cuerpo en el encuentro entre lalengua y el cuerpo y eso tiene un relieve singular en cada caso. Con este relieve, con el saber hacer con el sinthome, con este real y goce, el del empuje a decir hace frente a otro real, el que le concierne a cada uno.

En la conversación producida en la escuela se pregunta sobre el fenómeno psicosomático y sobre cómo incidir en él para construcción sintomática, se comentan las intervenciones de la analista y se resalta el recorrido que ha tenido que realizar esta analista para salir de esto que la empujaba a la muerte, la mancha en el cuerpo. También creo es importante resaltar el trabajo sobre la lógica del para todos, la castración en el análisis como paso o camino al encuentro con el goce vaciado de sentido.

 

araceli fuentes.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s