Seminario 19,… o peor. Reseña del capítulo XII: El saber sobre la verdad

Posted on Actualizado enn

En este capítulo, Lacan ubicará la verdad y el saber en relación a lo desarrollado en capítulos precedentes sobre el Uno. Me parece que no debemos perder esa perspectiva, puesto que las concepciones sobre la verdad han tenido diferentes formulaciones a lo largo de su enseñanza; recordemos por ejemplo que en Radiofonía, el saber y la verdad son incompatibles. En Televisión, “no puede decirse toda”, ella no puede más que medio-decir.
En un trabajo para los docentes del INES, Marita Hamann trabaja la cuestión de la verdad y su relación con lo real. Me parece que ubica bien los diferentes momentos de la cuestión de la verdad:
“Así, la verdad discurre entre el enunciado y la enunciación y se enreda con lo imposible de decir. En última instancia, su referente es lo real y, por eso, cualquier significante no podría sino fallar o mentir respecto a él. No hay sino verdades a medias, lo que es afín al hecho de que, como dice Lacan, “no estamos sin relación con la verdad”, es decir, que podríamos muy bien no reconocerla. El obstáculo, según el momento de su enseñanza, es la represión originaria que hace de la condición absoluta del deseo su retoño, el objeto a o lo real de un goce sin ley. Según las diferentes formalizaciones de este real, cuanto más irrumpe en la enseñanza de Lacan, menor es la importancia concedida a la verdad”.
En este capítulo, toda la construcción de Lacan reposa sobre una demostración que efectúa en dos tiempos, el primero interroga el saber del goce y el segundo el saber de la verdad:
1/ el saber del goce. Habla del Eclesiastés: todo se plantea como esoterismo. Salvo la cristiana, las demás religiones hacen gala del lugar de ese saber acerca del goce. Luego toma el Banquete para finalmente señalar que a partir de Sócrates, el saber acerca del goce ya no sobrevivirá más que al margen de la civilización. Se introduce pues, una castración simbólica.
2/ el saber de la verdad, señala Lacan, mediante la lógica matemática.
“Lo cual no impide que el saber sobre esta verdad que huye, que escapa, que el analizante la busque a través de la asociación libre que se dirige a aquel que es supuesto saber pero que no es un sujeto en su función”. Y esta función, Lacan la avanzó en el Seminario precedente y en el Reverso…, es la función del semblante. “Es por el intermedio de esta función que el analizante terminará por reconocerse por lo que es, a saber, efecto del discurso” (p.175).
¿Qué es lo que cambia en el saber sobre la verdad? Lo esencial consiste en esto: La sola verdad que vale no apunta ni a la significación ni al sentido. Dicho de otra manera, se trata de una verdad lógica, que articula de forma determinante al sujeto y esto no depende (no tiene nada que ver) con el contenido de los enunciados.
Lacan escribe: (0→ 1) → 1. 0→ 1 es verdadero, de la misma forma que el 1 es verdadero: así también hay dos “V”, dos verdaderos, pero Lacan añade “No hay dos que se engendre mediante el 1 y el 0 (…) pero al contrario, en cuanto a todos los números enteros a partir del 2, no hay un número que no pueda realizarse por medio de eas dos operaciones a partir de números menores que él. Comencemos por3. 3 se hace con 1 y 2. 4 puede hacerse mediante un 2 elevado a su misma potencia. Y así siguiendo.
Esto es precisamente lo que falla en el nivel del 1, y aquí se reproduce en el nivel del Aleph cero esa falla de la accesibilidad” (p. 176)
Y si se escribe (0→1)- →2, esto es falso. Este 2, se podría pensar que se trata del hombre y de la mujer. Ahora bien, el alcance de esta demostración de Lacan es que el dos es inaccesible: 1 hombre + 1 mujer no hacen dos pero, sin embargo 1+1 (a), pues es necesario añadir la falta. He escrito 1+1+a, pero Lacan presenta una objeción y esta objeción toma su apoyo sobre lo que está más allá del Aleph 0 y del (a):
“El analista tiene que escuchar más allá de los cristales de los lentes del objeto a el efecto que se produce, el Uno que se crea a partir de un discurso que solo descansa en el fundamento del significante” (p. 176).

Ángela Fischer

Anuncios

Un comentario sobre “Seminario 19,… o peor. Reseña del capítulo XII: El saber sobre la verdad

    Charo Verastegui escribió:
    4 septiembre, 2014 en 5:24 pm

    Gracias por la Info!
    Rosario.

    Enviado desde mi iPad

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s