La violencia contemporánea obedece al individualismo de masa

Enlace Posted on Actualizado enn

La violencia contemporánea obedece al individualismo de masa

Entrevista com Éric Laurent para o livro “A violência: sintoma social da época”

Existen en la actualidad otras formas de la violencia: violencias privatizadas, violencias motivadas por un anhelo de “más”. Por el momento no hemos conocido guerras de masa, como las del s. XX, que mató el deseo de tener hijos en Europa. En el s. XXI no padecemos el mismo tipo de violencia sino que esta es individual: el registro común, incluso en países distintos, es que cada uno conoce la confrontación con una violencia absurda. Cualquiera puede ser agredido en la calle por objetos que no tienen mayor valor como un celular o el iPad. Los objetos agalmáticos de la tecnología pueden desencadenar la violencia. Una violencia privatizada al contrario de la violencia organizada de las masas que nos hace repensar Psicología de las masas, la obra de S. Freud, que oponía dos masas: la organizada y la que no está organizada, el ejército y las huelgas obreras. Lo que vemos hoy es masas organizadas no violentas, como Occupy Wall Street, y una violencia individual terrible: el individualismo de masa.
Cuanto más se difunde en un mercado un producto que tiene efectos de liberación, se constata que hay correlación entre la circulación de esta droga y el pasaje al acto. El crack produce una alteración que dispone al pasaje al acto, al contrario de los opiáceos, que producen un efecto de sedación. La cocaína produce excitación. Una agitación sin rumbo, un efecto inmediato. Hay correlación entre las drogas que se consumen y el malestar de una civilización.
Hay que incluir también todas las formas de suicidio y de los suicidios más o menos disfrazados, por ejemplo, el suicidio por el alcoholismo. El alcoholismo es un suicidio prolongado.
La sobredosis tiene un carácter suicida más inmediato. Y hay formas más directas. El suicidio más seguro está del lado de la psicosis.
En Europa está ligado al desamparo masivo.
Hay que añadir el suicidio de los niños que tienen bajo los hombros las esperanzas de los padres que tuvieron vidas fracasadas y transmiten a sus niños ideales que hay que cumplir, lo que los conduce a la realización de hazañas y también a la muerte. Esto se ve bien en los países asiáticos, como China, Corea, Japón donde hay relación entre las exigencias rigurosas sufridas y el suicidio.
Entre los asiáticos, hay exigencias fuertes que producen resultados pero también tres veces más suicidios que entre los norteamericanos, según estudios realizados en USA. Estas auto violencias hay que ponerlas en serie.
En cuanto a la violencia de género, la violación durante el s. XX no fue considerada por mucho tiempo como un crimen como tal sino como un hecho de biología. Este es el peligro de considerar solo un horizonte darwiniano. Hoy es por excelencia la marca de una nueva manera de vivir la relación entre los sexos, lo que antes era considerado como un “hecho biológico”, no puede negarse hoy que responde al intento de sacar a las mujeres del espacio público.
La pulsión de muerte no es la misma siempre. Cada época la vive de manera distinta. La repetición incluye lo nuevo.

(Resumido por Marita Hamann)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s