La actitud analítica

Posted on Actualizado enn

Comentario en torno al capítulo XI de Sutilezas analíticas, “Mutaciones del goce”

Marita Hamann

Desde el comienzo, JAM nos dice que se propone tomar las cosas desde la experiencia y, a partir de allí, reconstruir la teoría. “No apunto a construir —­explica—sino más bien a describir, a acercarme a lo que es, a lo que hay”.[ii] Hasta podría decirse que su disposición obedece a una aspiración: “¡Es difícil hacerse el ingenuo después de tantos años de análisis y de práctica de análisis! —exclama—. Evidentemente, no lo logro,… En fin, no demasiado, aún”.[iii]

Llevado por este ánimo, nos alcanza con sencillez algunas pistas clínicas sutiles. Por ejemplo, presenta al obsesivo como aquel que reflexiona en las sesiones, mientras que la histérica está tomada por el acting, y de allí su hablar irreflexivo. El sujeto del inconsciente solo aparece cuando surge la opacidad de la palabra, una suerte de “yo no sé”; aquí, analista y analizante están del mismo lado, apuntando a que se abra la puerta del inconsciente, que es el lugar donde eso sabe. La psicoterapia, en cambio, se distingue por tratarse de un contrato entre dos “yo sé”.

Es un hecho de estructura que todo ser que habla no encuentra la referencia de sus dichos. El analista se constituye entonces como el lugarteniente del objeto perdido, de un “sí mismo” perdido, podríamos decir también, lo que da lugar al apego del analizante, y esto es lo que llamamos transferencia, prosigue JAM. El pensar no tiene autonomía, tampoco el inconsciente; se trabaja con el obstáculo. Por eso, la actitud analítica despierta el yo no sé del analizante. Ocurre entonces que, cuando el analista alcanza la actitud que suscita el no saber, puede contentarse con eso. Es que hay una satisfacción en el hecho de ejercer la práctica, al punto de que, nos cuenta, cuando él comenzó a ejercerla, alguna vez le ocurrió quedarse dormido; pero esa satisfacción se perdió cuando fue confrontado con algo que lo forzaba a pensar: “Estar en relación con lo que los fuerza a pensar, es a mi entender, la única investigación que vale”, sentencia, y por la misma razón, agrega, Lacan imputaba su esfuerzo de enseñanza a su superyó.[iv]

Ahora, él intenta medir la distancia de la enseñanza de Lacan con la experiencia, así como Lacan se esforzó para que la teoría freudiana no interfiera demasiado con lo que ocurría, es decir, para no sugestionarse con ella.

Todo un tramo de la enseñanza de Lacan, y lo mismo en un análisis que se preste a ello, discurre en torno a la construcción del fantasma. El privilegio de esta noción reside en que el fantasma se presenta a la manera del nudo, donde se encuentra, particularmente, la conexión entre el significante y el modo de goce. Fenomenológicamente, describe JAM, es una historia o una representación imaginaria que hace de soporte al goce solitario o al acto sexual; un fragmento del análisis que surge casi como una confesión, “la pequeña historia que hay que contarse para gozar”[v]; una relación amboceptiva donde se pretendería apresar “la verdad mentirosa sobre el goce”.[vi] Desde este ángulo, la interpretación es concebida como aquella que apuntaría a la causa del deseo: intenta alcanzar al deseo como significado según la matriz de sentido que constituye el fantasma, para levantar el velo.[vii]

Si en el fantasma se trata ante todo de una lógica, la última enseñanza de Lacan concede al síntoma la clave del nudo en la medida en que, esta vez, el acento está puesto en la satisfacción que produce. Sucede que el objeto a es “una cápsula de goce atrapada en el fantasma, en la palabra, pero alejada de la experiencia[viii], que es goce por todas partes. “El sentido gozado es lo que sirve para olvidar el ser del goce”.[ix]

Sostenido en la noción de fantasma, Lacan había insistido en el carácter excesivo, transgresivo del goce, pero “en la experiencia, la relación con el goce no está condensada, encerrada, aislada en una burbuja; en el fondo, no se le da límite.”[x] De hecho, es con el objeto a, según el sentido del fantasma, con el que el sujeto intenta, más bien, interpretar y constreñir el goce que no cesa de no escribirse. “(Es) un elemento de goce pensado a partir del inconsciente, a partir del saber, mientras que el punto de vista del sinthome consiste en pensar el inconsciente a partir del goce.  Y esto tiene consecuencias sobre la práctica, en particular, sobre la de la interpretación, la cual no es solo el desciframiento de un saber, sino que consiste en mostrar, esclarecer, la naturaleza de defensa del inconsciente”[xi]. No se trata de levantar un velo ni de levantar la defensa porque ella no está constituida por ningún significante sino de desconcertarla, nos dice, “llegar a insinuarse de tal modo que —aquí no encontramos otra verdad— en ese momento, encontraremos lo real.”[xii]

El analista, entonces, ha de razonar de otro modo. Si gozar es inmanente al decir, no solo es identificable con el  eso quiere decir al que parecía dirigirse la interpretación que apuntaba al yo no sé. “¿(Acaso) el sinthome se presta al modo de abordaje de la pregunta?”, se interroga JAM[xiii]. Lacan investigaba con el sinthome otro modo de proceder que el de la interpretación: una manipulación posible entre finura y geometría.[xiv] Así, pues, buscar “el momento final”, “el insight del objeto causa”, nos advierte[xv], es sostener una relación con el goce en términos de la relación con la verdad: es querer  alcanzarla para olvidar mejor. Por tanto, conviene no satisfacerse con la idea de que se produjo un franqueamiento: “… (¡Ah, hay un acto, entonces hay un antes y un después!), es en el momento en que hay corte cuando obtenemos el plus de gozar, si me permiten, en las asistencias psicoanalíticas…”[xvi], opina JAM, y agrega luego: “Lacan afirma en alguna parte que la interpretación satisface al analista…, este es astuto, vio lo que el otro no vio”[xvii]. “Aquí, se trata de una interpretación que satisfaría al analizante, lo que es más sencillo. Y una interpretación informada de que, en términos de Lacan en ‘Televisión’, lo real no puede (…) sino ‘mentir al compañero’”.[xviii] No dice que miente al sujeto, nos aclara[xix], porque este real, aunque no se demuestra, —ya que lo que se demuestra puede ser engañoso—, se siente como lo que no engaña y escapa a la verdad.

Sinthome refiere a un funcionamiento susceptible de una reconfiguración en tanto es una respuesta que está ya allí.[xx] Implica, entonces, una mutación del concepto de goce que exige una cierta mutación de la propia actitud analítica, si podemos decirlo así. Mutar, finalmente, de la búsqueda del hombre nuevo al andar bastante mejor, una aspiración menos fulgurante pero más cercana a la experiencia, más cerca de lo real.

¿No es la actitud que JAM despliega en su curso la que conviene para que la teoría se construya como un comentario de la experiencia? ¿Y para que cada sesión preserve en lo posible el instante de ver, como ha sugerido antes, dado que lo singular, que no procede por una sucesión de razones, “requiere el instante de ver”?[xxi] Como fuere, pienso que es una invitación a esforzarse no solamente por tomar cada caso como el primero, según la conocida recomendación de Freud, sino, también, a abordar cada sesión como única, al ras del acontecimiento corporal que el semblante del analista representa.


[i] Texto elaborado para el Seminario Itinerante Clínico (SIC) que tuvo lugar en Lima, en junio de 2012, con la presencia de Ricardo Seldes..

[ii] Miller, Jacques-Alain, Sutilezas Analíticas, Buenos Aires, Paidós, 2011, p. 166.

[iii] Ibíd., p. 169.

[iv] Ibíd., pp.137-138.

[v] Ibíd., p. 175.

[vi] Ibíd., p. 181.

[vii] Ibíd., pp.188-189.

[viii] Ibíd., p. 178. (El subrayado es nuestro).

[ix] Ibíd., p. 95.

[x] Ibíd., p.178. (El subrayado es nuestro).

[xi] Ibíd., p. 107.

[xii] Ibíd., p. 190.

[xiii] Ibíd., p.79.

[xiv] Ibíd.

[xv] Ibíd., p. 180.

[xvi] Ibíd., p. 179.

[xvii] Ibíd. P. 192.

[xviii] Ibíd.

[xix] Ibíd.

[xx] Ibíd.

[xxi] Ibíd., p. 102.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s